miércoles, 24 de mayo de 2017

Monolito - Piedra de Ingá Brasil

Monolito - Piedra de Ingá Brasil

El monolito conocido como piedra de Ingá en Brasil, es uno de los mayores enigmas de la humanidad. La enorme roca de unos 24 metros de longitud por algo más de 3 de altura contiene inscripciones en forma de dibujos en jeroglíficos que no han podido ser descifrados por los arqueólogos por el momento.

La
piedra de Ingá o en portugués conocida por "pedra do Ingá", se encuentra al noreste de Brasil a las orillas del Río Ingá cerca de la ciudad de Paraibano. La roca es del tipo Gneis una variedad de roca compuesta de granito y otros minerales de colores claros y oscuros, pero lo que desconcierta no es la composición de la roca, ya que este tipo de roca es muy común, los enigmas son los grabados en la roca en la que se pueden apreciar diferentes dibujos cuya antigüedad según las últimas estimaciones podrían ser de unos 6000 años.



Los dibujos o jeroglíficos que se pueden encontrar en el
monolito son de variada morfología, aunque algunos son muy sorprendentes y enigmáticos como por ejemplo uno de los dibujos con 6000 años de antigüedad según se estima, muestra una cruz, otro de los enigmáticos dibujos muestra lo que parece ser un avión a reacción, aunque otros son reconocibles como un cráneo o una rosa los arqueólogos no han logrado descifrar el enigmático mensaje que contiene la piedra de Ingá.
Las teorías sobre que civilización realizo las tallas en la roca son variadas, aunque la más probable teoría es que corresponde a los indígenas primitivos y de momento bastante desconocidos de América del Sur. Aunque como dije con anterioridad existen otras muchas teorías, una curiosa teoría la cual defienden algunos, es que los jeroglificos corresponden con escrituras jeroglificas fenicias.


Ludwig Schwennhagen fue un investigador austriaco que a principios del siglo XX fue a Brasil en busca de restos fenicios que probara que habían llegado a esta región de América del Sur, relaciono las inscripciones de la
piedra de Ingá con escritura jeroglifica fenicia e incluso con Egipto, aunque no pudo descifrar el contenido de los dibujos.

Otras de las hipótesis que parecen más descabelladas pero que no creo que se deban de pasar por alto, es la hipótesis de que son la obra de ingeniería extraterrestre y corresponde a complejos modelos matemáticos los cuales señalarían la distancia de la Luna con la Tierra, además de formulas producción de energía cuántica, entre otras sugerencias. El ufologo Claudio Quintans que es el presidente del centro de Ufología de Paraibano defiende que las inscripciones serían obra de visitantes del espacio que aterrizaron en la antigüedad en la zona, aunque como es de esperar con este tipo de teorías no existe forma por el momento de asegurarlo.

Es muy interesante todo lo relacionado con esta piedra de Ingá o gran monolito de Ingá, aunque la información deja mucho que desear, los enigmas están escritos en forma de dibujos en la roca y esperan que alguien algún día logre descifrarlos.

martes, 14 de febrero de 2017

Finisterre, el cementerio de barcos


La costa de los barcos olvidados

Finisterre, la costa da morte y el actual parque de las islas atlánticas esconden bajo sus aguas una verdadera colección histórica de hundimientos navales. Durante el último milenio  sus peligrosas costas han dado buena cuenta de todos aquellos navíos que quizás subestimaron los peligros mortales de su accidentada orografía y que por ello,  hoy descansan en sus fondos marinos.
Galicia sabe bien de ese aforismo en historia que dice que la civilización cabalga sobre las olas. Se puede decir que todas las culturas importantes de Europa, desde la Roma de Julio César, han cruzado las Islas Atlánticas en algún momento y han dejado su huella involuntariamente a través de naufragios. Así lo recoge el estudio elaborado por Parques Nacionales.
Los barcos hundidos en torno a los tres archipiélagos conforman un auténtico cementerio naval y humano. Son parte de la memoria histórica de Galicia, en este caso memoria sumergida.
Los primeros naufragios de los que se tienen noticias en las Cíes datan del año 899, cuando una flota musulmana al mando de Ben Abdelhamid se dirigía al norte de la Península y fue sorprendida por una tempestad a la altura de la desembocadura del Miño. Casi todas las naves se estrellaron contra las islas, se perdieron en alta mar o fueron atacadas por galeras pontevedresas.
El barco que sin duda tiene más fama es el Santo Cristo de Maracaibo, por la leyenda del tesoro que transportaba y que se supone se hundió con él en la batalla de Rande. También conocido como el galeón Mounmouth, hoy en día se sabe que «mucho de lo que creíamos conocer no es verdad», según el arqueólogo submarino Miguel San Claudio.

Choques

De singular importancia es también el Júpiter, un navío de la Armada británica de cincuenta cañones que naufragó en 1808 en los bajos de Carrumeiro. En los bajos Forcados se perdió el vapor Bonika en 1874 y en la playa de San Martín embarrancó el Adriano en 1886. Otro vapor francés, el Asturianne, naufragó en 1917 al escapar de un submarino alemán que había avistado. Fue en los Biduidos, que tienen un larga tradición de hundimientos: por ejemplo el vapor español Itálica y el griego Spyridon, ambos en 1922 y a causa de la niebla, y el pesquero Cuatro Hermanos, en 1934.
También marcados por el signo de la tragedia fueron los pesqueros Laureano Montenegro (seis muertos en 1928), Ave del Mar (26 muertos de Moaña en 1956) y Marbel (27 desaparecidos en 1978). La lista incluye dos vapores embarrancados, el Samwater inglés en 1947 tras incendiarse y el Cabo de la Plata español, en 1952, y el petrolero noruego Polycommander, que vertió 12.000 toneladas de crudo en la boca de la ría provocando una catástrofe ecológica en 1970.
El primer naufragio documentado fehacientemente en Sálvora es el de la goleta santanderina María Vicenta y data de 1907. Sorprendida por un temporal, fallecieron el patrón y dos tripulantes. En 1910 se hundió el quechemarín coruñés Juan Federico junto al islote Noro. Cargado de licores, vino y harina, su tripulación se puso a salvo en un velero que la llevó a Ribeira. Dos años después embarrancó el vapor barcelonés Juan Cunningham en la punta Lagos, al rompérsele los guardines del timón.

Catástrofes

Uno de los naufragios más famosos y trágicos de la reciente historia naval española ocurrió en 1921. En la catástrofe del vapor de correo Santa Isabel, que encalló contra las piedras de Pegar en medio de un fuerte temporal, perdieron la vida 213 personas. Fue el particular Titanic de la costa gallega, con tripulantes que se tiraron por la borda y la partición del casco en dos.

En el hundimiento de otro vapor en 1922, el Cataluña, no hubo que lamentar víctimas, lo mismo que con el mercante costero Orozko Tar Miker, que se dirigía de Vilagaría a Gijón con 320 toneladas de pino en 1930.
Ya en 1963 se perdió el mercante portugués San Silverio en Punta Pirula y en 1966, el pesquero Atlántico en medio de un tormenta con un solo superviviente.
Los dos últimos naufragios de consideración en Sálvora fueron los del costero vasco Urmaya, en 1984, y del pesquero Nuevo Torre de Likona, en 1993. El primero acabó sus días en Besugueiros y el segundo, en Figueiriño. Ocurrieron al sur de la isla.
El archipiélago de Ons también ha sido escenario de luctuosos accidentes marítimos. Como el del vapor mercante francés Barsac, que había sido requisado por la Armada francesa y reconvertido en crucero auxiliar. Embarrancó en Onza en 1940, en medio de un violento temporal, quedando destrozado y sin posibilidad de pedir ayuda por radio porque un golpe de mar le arrancó el puente. Los tripulantes lanzaron bengalas y varios barcos que acudieron al lugar. Se salvaron muchas vidas, pero se perdieron 18.

Militares

En 1952, el que había sido el mayor remolcador perteneciente a la Armada Española, el Cíclope, se partió en dos al topar con los bajos situados en Borneira. Le habían fallado las calderas cuando se dirigía a la Escuela Naval de Marín. Esta embarcación había transportado el submarino Isaac Peral de Cádiz a Cartagena.
El caso es que Ons y Onza son un auténtico camposanto de buques militares porque en ellas, además de los dos citados, también se hundió el submarino General Mola. En realidad era italiano. Se lo cedió Mussolini a Franco durante la Guerra Civil para combatir al potente Ejército Republicano en lo que concernía a fuerzas submarinas. Ya había llegado al límite de su vida activa y estaba siendo remolcado para su desguace. Fue en 1959, cuando chocó contra Ons al romperse el cable que lo mantenía unido al remolcador. Los habitantes de la isla lo despiezaron en múltiples ocasiones para fabricar extraños artilugios.
En el archipiélago buenense también hay restos de antiguos naufragios. Uno de ellos el de la goleta corsaria Brilliant en 1799, que explotó repentinamente cuando combatía con el corsario británico Revenge. Y en 1801 quedaron destruidos por fuerzas británicas el paquebote El Raposo y la corbeta Alcudia. El bergantín San Juan Bautista se hundió a consecuencia de un temporal en 1893.
La relación concluye con los pesqueros Azaña, Campos, Europa número 4, Santiago Cerviño y Nuevo Maruja Costa.
En el catálogo de naufragios acaecidos en el ámbito del actual Parque Nacional Marítimo-Terrestre Illas Atlánticas que ha realizado Miguel San Claudio se incluyen  32 siniestros registrados desde el siglo IX hasta el 15 de septiembre de 1993, cuando el pesquero Nuevo Torre de Likona se hundió en punta Figueiriño, al sudeste de la isla de Sálvora, cerrando, hasta el momento, esta memoria de infortuna.
El autor refiere la posibilidad de que un navío turco se perdiese en Ons en 1634 y dedica varias páginas al pecio cuya leyenda ha atraído desde hace décadas a la Ría a codiciosos buscadores de tesoros: el Santo Cristo de Maracaibo, caído en desgracia cerca de las Cíes durante la Batalla de Rande en 1702.
El arqueólogo submarino Miguel San Claudio también revela las dudas que existen hoy sobre el auténtico nombre del galeón y su verdadera carga. Refiere la hipótesis según la cual parte del tesoro habría sido puesto a salvo antes de que los británicos pusiesen sus manos sobre él y que éstos mintieron sobre la cuantía real para no tener que justificarse por tan escaso botín.
Junto con el naufragio del Santo Cristo, el experto destaca por la «riqueza patrimonial» que depositó en nuestros fondos la tragedia de la flota de la Armada que se dirigía en 1719 hacia Escocia. Huyendo de una tormenta, los buques que la integraban se hundieron o chocaron contra las rocas a lo largo de la costa gallega. Es posible que alguno de ellos se encuentre en los fondos del parque.
En 2007 el parque impulsó una campaña arqueológica subacuática para conocer la potencialidad de sus fondos y así poder protegerlos. Fruto de aquellas inmersiones, se localizó en Cíes el pecio Rodas I, compuesto por elementos metálicos de un naufragio ocurrido a partir de mediados del siglo XIX. Los expertos también documentaron otro pecio compuesto por piezas metálicas y un tercero formado por un motor de combustión. El estudio también incluye la localización del «H.S.M. Jupiter», un navío militar británico del siglo XVIII, descubierto en 1956. Tampoco olvidemos el Prestige, que causó la peor marea negra de los últimos tiempos en las rías gallegas.
Aunque la mayoría de naufragios narrados en este post han sucedido en los alrededores del parque Islas Atlánticas, toda la costa Atlántica gallega tiene un historial similar, los terminos Costa da morte o Finisterre son para encuadrar más la zona, ya que son los más conocidos  aunque muy distintos entre si. Las fotografías del barco encallado y el pecio hundido no son de la zona, son simplemente ilustrativas.

domingo, 12 de febrero de 2017

Skull and Bones


En el seno de la muy elitista y puritana Universidad de Yale, son escogidos cada año por cooptación quince hijos de muy buenas familias. Estos forman una sociedad secreta de ritos morbosos: los Skull and Bones (Calavera y Huesos). A lo largo de su vida se apoyan y ayudan entre sí ante las veleidades democráticas de la plebe que aborrecen. Lejos de ser adversarios, los dos candidatos de la más reciente elección presidencial, George W. Bush y John Kerry, se codeaban en secreto desde hace 36 años en el seno de esa cofradía.
La asociación Skull & Bones ha inspirado una importante literatura conspiracionista que responsabiliza a sus miembros con el escándalo Watergate, la invasión de Bahía de Cochinos y aun con el asesinato de John F. Kennedy. Gracias a sus conexiones con el mundo de los negocios, sobretodo con el sector bancario, estos antiguos compinches de la Universidad de Yale controlarían las finanzas mundiales, y hasta el porvenir del planeta. Los Skull & Bones se habrían infiltrado en el Council on Foreign Relation, la Comisión Trilateral, la CIA, etc.
No se trata de discutir en Voltaire, una publicación laica, sobre el esoterismo practicado en esta organización durante los ritos de iniciación, o sus ceremonias anuales, sino de analizar su función social y su posible papel político. Los Skull & Bones son ante todo la ilustración de la manera cómo, en Estados Unidos, se ha perfeccionado un sistema de reproducción de las élites mediante una selección que, contrariamente al mito del self-made man, no tiene nada que ver con el azar o las cualidades individuales. En efecto,  los miembros más activos de la organización proceden de un «núcleo de unas 20 ó 30 familias», muy interesadas en la defensa de su legado y su linaje. Es por ello que son numerosos los matrimonios entre representantes de las familias a las que pertenecen los miembros de Skull & Bones, aunque únicamente los estudiantes varones eran admitidos, hasta hace poco, en la organización.

Yale, universidad puritana y elitista
Elihu Yale
Los Skull & Bones nacieron en el campus de la Universidad de Yale. A principios del siglo XVIII, el conjunto de universidades estadounidenses, ya sean Harvard, Williams, Bowdoin, Middlebury o incluso Amherst, fueron fundadas por congregacionalistas, pero se enfrentaban entonces a la competencia de los presbiterianos, lo que incitó a actuar al presidente de Harvard, Increase Mather. En 1701, éste deja su puesto y crea una nueva universidad «para que el interés de la Religión sea preservado, y que la Verdad sea transmitida a las generaciones futuras». Con la ayuda de diez pastores, nueve de los cuales venían de Harvard, logra fundar así la Collegiate School of Connecticut. En 1711, Isaac Newton, Richard Steel y Elihu Yale son contactados para que transfieran a la nueva institución algunos libros de sus colecciones personales. Los contactos con Yale, quien se había hecho extremadamente rico gracias a sus actividades en el seno de la Compañía de las Indias Orientales y como gobernador de la colonia de Madrás, fueron particularmente fructíferos. Además de proveer libros, Yale financia generosamente la universidad, que le rinde homenaje adoptando su nombre, Yale University, a partir de 1720.
Los lazos con el congregacionalismo garantizan el puritanismo de la enseñanza y el modo de funcionamiento de Yale. Estudiantes y profesores están obligados a hacer profesión de fe para ser admitidos en el establecimiento y se exponen a ser expulsados si su sinceridad es puesta en duda. A este puritanismo se agrega un enconado elitismo: les estudiantes son clasificados, desde que llegan a Yale, no según sus capacidades sino en función de la posición social de sus padres. En primer lugar, los hijos o nietos de gobernadores y vicegobernadores. Después, los familiares de jueces de la Corte Suprema. Un poco más abajo, los hijos de pastores y de antiguos alumnos. Al final de la cola, los hijos de granjeros, comerciantes y artesanos. Esta clasificación determina dónde se sentará cada alumno en las aulas, la capilla y el comedor. Lo más asombroso,  no es que esta clasificación inicial dependa del estatus social de la familia del alumno, algo corriente en muchas universidades del siglo XVIII, sino que se mantenga durante los estudios. Yale se convierte así en el ejemplo ideal típico de una institución que reproduce las élites y su jerarquía interna. La pérdida del rango inicial es resultado de alguna violación de la disciplina y se considera un castigo al alumno que ha manchado así el honor de su familia.
Hay que agregar a este modo poco usual de funcionamiento la libertad expresamente otorgada a los alumnos de mayor edad para imponer novatadas, incluso las más humillantes y crueles, a los estudiantes de clases inferiores. El reglamento estipula una serie de medidas para garantizar el respeto de la más arbitraria jerarquía, basada únicamente en la edad. Estas prácticas autorizadas reflejan,  el «poder enorme de las “costumbres” de la escuela en la creación de una locura temporal que convierte a hombres débiles en seres crueles y a hombres buenos en seres sin piedad».
Esta propensión al elitismo, a la jerarquía brutal y al puritanismo incita a los alumnos, a finales del siglo XVIII, a crear varias sociedades paralelas a la universidad. Se trata, al principio, de sociedades literarias, como Linonia y Brothers in Unity. Se exhorta a los alumnos a entrar en una u otra de estas organizaciones, algo que no parece lo suficientemente elitista a los que desean una estricta reproducción de la nueva «aristocracia» estadounidense. En 1780, se funda en Yale la rama Alpha de la organización Phi Betta Kappa. Otras sociedades florecen en esa época: la Beethoven Society, el Hexahedron Club… Poco a poco, las tertulias literarias pierden su importancia, reemplazadas por sociedades secretas, más elitistas y cerradas. A mediados del siglo XIX, las tres principales son los Skull and Bones (Calavera y Huesos), los Scroll and Key (Pergamino y Llave) y Wolf’s Head (Cabeza de Lobo).
Paralelamente, el claustro de profesores de Yale decide seguir la tendencia. Seis años después de la creación de Skull & Bones, seis miembros de la élite del claustro de profesores se reúnen en el «Club», que rápidamente comenzaría a ser llamado el «Old Man’s Club». Entre sus seis miembros fundadores se encuentran los profesores Josiah Willard Gibbs y Theodore Dwight Woolsey. La organización contará pronto en sus filas a William Howard Taft, al futuro chief justice del Estado de Connecticut Simeon E. Baldwin, al universitario Thomas Bergin, al neurocirujano Harvey Cushing y al fundador de los Skull & Bones, William H. Russell. De éstos, Thomas Bergin y Harvey Cushing no se convertirán en miembros de los Skull & Bones.

La guerra del opio
La universidad de Yale constituye un terreno particularmente fértil para una sociedad secreta tan elitista e influyente como los Skull & Bones. Pero el éxito de esta organización secreta se debe también en gran parte a la poderosa familia Russell, uno de cuyos miembros, el reverendo Noadah Russell, miembro eminente de la Iglesia Congregacionalista, participó en la creación de Yale. La familia Russell se implicó también en la gran guerra del opio que enfrentó al Reino Unido y China durante la primera mitad del siglo XIX.

A finales del siglo XVIII, el monopolio de la explotación del opio cultivado en Bengala con el beneplácito de Inglaterra había sido otorgado a la Compañía de las Indias Orientales, sociedad que dependía directamente de la corona británica y en la cual había participado Elihu Yale. La guerra del opio, que comenzó alrededor del año 1815, tenía como objetivo imponer la introducción de esa droga al enorme mercado chino. De 320 toneladas anuales en 1792, el contrabando de opio se eleva a 480 toneladas en 1817 y alcanza las 3 200 toneladas en 1837. China pide entonces a la reina Victoria que ponga fin al tráfico. La soberana anuncia que las ganancias que reporta éste al Reino Unido son demasiado importantes para que ella decida renunciar a éstas. La tensión aumenta entre Pekín y Londres: en febrero de 1839, un traficante chino es ejecutado frente a las representaciones de comerciantes británicos en Cantón. En junio de 1839, la Corona acepta destruir importantes cargamentos de opio. Numerosos ingleses abandonan entonces Cantón y Macao para retomar el tráfico de drogas un poco más lejos, bajo la protección oficial de la marina británica. El choque es ya inevitable: el 4 de septiembre, tiene lugar la primera batalla naval de la guerra del opio, que ocasiona la destrucción de numerosos navíos chinos. Los enfrentamientos demuestran «la fragilidad de los juncos de guerra chinos y la sanguinaria determinación de los protestantes ingleses de que salgan victoriosos los principios del liberalismo fundado en el tráfico de opio» .
Samuel Russel, primo de William Russell, es un importante protagonista de la guerra del opio. De nacionalidad estadounidense, es el fundador, en 1813, de la Russel & Company, compañía que competirá, en 1820, con el dominio británico del tráfico de droga hacia China. Uno de los miembros eminentes de la sociedad era Warren Delano Jr., abuelo de Franklin Delano Roosevelt.

Del club Eulogie a los Skull and Bones
William Huntington Russell
Es en este contexto que William Russel crea los Skulls & Bones, en 1832. Se hace difícil establecer las circunstancias con precisión. Al principio, podría tratarse de una reacción a la exclusión de un miembro de los Phi Beta Kappa, Eleazar Kingsbury Forster. Indignado ante tal manera de proceder y deseoso de dar de nuevo vitalidad a Yale, William Russel habría condenado la decisión de Phi Beta Kappa, dando abrigo a Forster y fundado, con otros trece estudiantes de Yale (entre quienes se encuentra Alfonso Taft , una sociedad más secreta aún y todavía más fuerte, originalmente llamada Club Eulogie, nombre de la diosa griega de la elocuencia. Todavía bajo la impresión de un reciente viaje a Alemania, Russel incluye una buena cantidad de referencias germánicas en el ritual. En 1833, los jóvenes miembros adoptan la calavera y los huesos como emblema. En esa misma época, el número 322 se convierte en la «cifra clave» de la organización. El 322 antes de Cristo es justamente el año de la muerte del orador griego Demóstenes. Según la «tradición Skull and Bones», la diosa Eulogie se fue entonces al paraíso para volver en 1832 y unirse a la sociedad secreta.
En 1856, los Skull and Bones son oficialmente incorporados al Russell Trust, propiedad de William H. Russell, gracias a Daniel Coit Gilman (Bones 1852), presidente fundador de la Universidad John Hopkins. El 13 de marzo del mismo año, la organización cambia de cuartel general y se instala en un impresionante edificio del recinto universitario de Yale, pomposamente bautizado «la Tumba».
la tumba

El lugar se llena rápidamente de reliquias guerreras y macabras: pueden verse allí, según los testimonios de algunos miembros, una acumulación de banderas, de colgaduras negras y de armas recogidas en campos de batalla. Como para que no se olvide que se trata de una confraternidad de estudiantes, una serie de pelotas de baseball provenientes de míticos encuentros ganados por Yale se expone en una sala. El logo de la calavera aparece prácticamente encima de todos los lugares vacíos mientras que huesos de animales se exponen en varias paredes. También pueden verse algunos esqueletos y huesos humanos. La mayoría de los cuadros expuestos en el recinto representa a la Muerte encontrándose con tal o más cual personaje célebre.
Jeronimo
Una polémica estalló a principios de los años 1980 alrededor del cráneo de Gerónimo, que los Skull & Bones afirmaban tener en su posesión. Incluso lo mostraron a un jefe de la tribu apache de Arizona, Ned Anderson. Cuando se les pidió la devolución del cráneo, los miembros de la organización presentaron otro diferente. Un análisis demostró que era el cráneo de un niño de diez años, no el del jefe indio. La autenticidad de la reliquia, que regresó posteriormente a «la Tumba», es por tanto dudosa.
Hoy se conoce mejor el funcionamiento de la organización. Cada año se reclutan quince miembros, lo cual permite estimar en cerca de 800 el número de miembros vivos de la organización en cualquier momento preciso. Bajo la autoridad de los miembros más antiguos, los quince felices elegidos se reúnen dos veces por semana durante un año para conversar de sus vidas, de sus estudios y sus proyectos profesionales. También hay debates sobre cuestiones políticas y sociales. Una vez al año, la sociedad organiza un retiro en Deer Iland, una vasta isla situada en el río Saint Laurent, cerca de Nueva York, donde se ha construido un club señorial al estilo inglés. El nombre de la isla es Deer Iland, no Deer Island, porque tal fue la voluntad de George D. Miller, miembro de los Skull & Bones y generoso donante de la residencia.
El ritual de iniciación fue objeto de las más descabelladas elucubraciones por parte de los detractores de la organización. Sin embargo, como en el ritual masónico, el secreto que lo rodea constituye su elemento más determinante y, si es efectivamente posible que las ceremonias que se desarrollan en el recinto de «la Tumba» hayan tenido en algún momento connotaciones paganas, e incluso satánicas, hay que recordar también que las novatadas que inflingían a los nuevos alumnos de Yale eran, en el pasado, particularmente crueles. Pese a ello, es difícil que se pida hoy a los estudiantes seleccionados para entrar en la organización que se presten a juegos sexuales de mal gusto ante los demás iniciados.

La red
Lo más fascinante no es lo que sucede en el seno de la organización sino más bien la coherencia de su lista de miembros, reveladora del talento de Skull and Bones en la formación de las élites del mañana. Es así que todos los presidentes de Estados Unidos que han pasado por Yale han sido miembros de los Skull & Bones: William Howard Taft, Georhe H. W. Bush y George W. Bush. Son a la vez incontables las personalidades miembros de la organización que han ocupado más tarde importantes funciones en el mundo de la política, de la diplomacia, de los medios de difusión e, incluso, del espionaje.
La organización dispone de importantes contactos en los medios diplomáticos, sobre todo en el Council on Foreign Relations. Por ejemplo, Henry Stimson, secretario de Guerra de Franklin Delano Roosevelt, el embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética Averell Harriman y J. Richardson Dilworth, administrador de los intereses de la familia Rockefeller, eran miembros de los Skull and Bones.
Varios miembros de Skull & Bones han alcanzado también notoriedad en el mundo de los medios de difusión. Al parecer, Henry Luce y Briton Haden, miembros de la organización desde 1920, habrían concebido juntos la idea de crear la revista Time durante una reunión en «la Tumba» mientras que Averell Harriman fue el fundador del diario Today, que se fusionó con otra revista en 1937 convirtiéndose en Newsweek.
Los contactos con la CIA son particularmente impresionantes: William F. Buckley, miembro ultraconservador de la Agencia y conocido propagandista, fue miembro de la asociación, al igual que su hermano, James Buckley, subsecretario de Estado para la Seguridad, Ciencia y Tecnología, en el gobierno de Ronald Reagan, puesto desde el cual supervisaba la entrega de la ayuda militar estadounidense destinada a los regímenes de derecha. Hugh Cunningham (Bones 1934) también tuvo una larga carrera en los servicios estadounidenses, de 1947 a 1973. William Bundy, Bonesman de la promoción de 1939, se encuentra en el mismo caso, así como Dino Pionzio (Bones 1950), jefe de la estación CIA en Santiago de Chile en 1970, donde ayudó a desestabilizar al gobierno de Salvador Allende.
Los Bush
Al servir de medio de reproducción de la élite económica y política del país la organización se ha asegurado una benevolencia poco acostumbrada por parte de las autoridades. En 1943, un acta legislativa especial adoptada por el Estado de Connecticut eximió a los socios de la Russell Trust Association, que administra, entre otras cosas, los haberes de la sociedad secreta, de la presentación del informe de actividad que se exige a cualquier otra sociedad. Durante la segunda mitad del siglo XX, sus fondos fueron administrados por John B. Madden Jr., miembro de Brown Brothers Harriman, sociedad nacida de la fusión, en 1933, de Brown BROS & Company y de W.A. Harriman & Company. Madden trabajaba entonces bajo las órdenes de Prescott Bush, padre del futuro presidente George H.W. Bush y abuelo del actual presidente de Estados Unidos. Naturalmente, todos estos personajes son miembros de los Skull & Bones.
Otra fuente de fondos: los Rockefeller. Percy Rockefeller fue miembro de la Orden y vinculó la organización a las propiedades de la Standard Oil. Otra importante familia ligada a los Skull & Bones es la de los Morgan. J.P. Morgan no fue nunca miembro de la sociedad, pero Harold Stanley, miembro del equipo dirigente del Morgan’s Guaranty Trust, perteneció a ella desde 1908. W. Averell Harriman, de la promoción de 1913, fue también miembro del consejo administrativo, al igual que H.P. Whitney y su padre, W.C. Whitney. Es también de forma indirecta que la organización ha podido beneficiarse con fondos de la familia Ford, aparentemente en contra de la opinión de la misma. McGeorge Bundy, miembro de los Skull & Bones, fue en efecto presidente de la Fundación Ford de 1966 a 1978, después de haber sido asesor para la Seguridad Nacional bajo John F. Kennedy y Lyndon Johnson.

Presidencial 2004: Skull and Bones cara a cara

Los Skull & Bones no tienen verdaderamente un discurso ideológico, aunque no es corriente reverenciar a un financista de la guerra del opio o utilizar como objeto ritual el supuesto cráneo del último jefe de un pueblo recientemente exterminado. Contrariamente a lo que la literatura conspiracionista haya podido mencionar, no se trata de un club de neonazis, de ultraconservadores o tan siquiera de halcones. Sin embargo, como representante de la futura élite (lo cual implica ya el hecho de pertenecer a la clase social que dispone de suficiente capital sociocultural como para triunfar en los diferentes campos del poder), los miembros de Skull & Bones comparten una misma visión del mundo y de las relaciones en el seno de la sociedad. Son todos capitalistas partidarios de un seudoliberalismo y defensores de los valores de Libertad que presuntamente encarnan los Estados Unidos. Aún habiendo respondido recientemente a los cantos de sirena de lo «políticamente correcto» al admitir progresivamente a algunos representantes de las minorías étnicas y sexuales, y más tarde de las mujeres, en 1991 –provocando la consternación, entre otros, del ex-presidente George H.W. Bush–, las élites reunidas en los Skull & Bones no dejan de ser por ello la encarnación casi perfecta del pensamiento único de la clase dirigente estadounidense.
Miembros de skull and bones
El hecho de que los dos últimos candidatos a la presidencia de Estados Unidos, George W. Bush y John Kerry, fueran miembros de la organización no puede ser interpretado como la manifestación de una elección arreglada de antemano entre dos cómplices. Podemos sin embargo inquietarnos legítimamente por la forma en que se establece la selección en el terreno político estadounidense ya que, si los dos candidatos son capaces de enfrentarse duramente, no hay dudas de que ambos pertenecen a un medio social estrecho y homogéneo y que, por esa razón, defienden, a pesar de sus divergencias, intereses parecidos. En cierta forma, parafraseando a un político francés, la elección presidencial de 2004 habría sido «Skull and Bones o Bones and Skull». Es además por esa misma razón que la Orden llama tanto la atención, porque encarna la quintaesencia del medio social más favorecido de Estados Unidos y cuyos puntos de vista están lejos de representar el ideal democrático al que aspira el resto de la población. Individualmente, numerosos miembros de la organización han estado involucrados en la mayoría de las «acciones sucias» de Estados Unidos en los últimos cincuenta años, de la invasión de Bahía de Cochinos a la elaboración de la doctrina nuclear, pasando por el derrocamiento de Salvador Allende. Y han podido hacerlo únicamente fuera del marco de las instituciones democráticas, amparados por el secreto de su complicidad y sobre la base de una vieja confraternidad. Sin embargo, ninguna decisión de ese tipo ha sido tomada en el seno mismo de la asociación de los Skull & Bones. No se trata de una estructura jerarquizada, apta para tomar tales decisiones y hacer que se apliquen. Como quiera que sea, la Orden secreta sigue siendo la fachada más evidente del «enemigo de clase» que representa la «aristocracia imperial» de Estados Unidos.

lunes, 6 de febrero de 2017

ENCUENTROS CON OVNIS EN GUERRAS

El público rara vez oye acerca de las interacciones entre el personal militar y las aeronaves inexplicadas -especialmente en tiempos de guerra. 
Conforme pasa el tiempo, sin embargo, las historias de OVNIs atrapados detrás de la burocracia comienzan a ver la luz del día. La guerra de Vietnam vio su participación en la actividad OVNI en la década de 1960. 
Un encuentro cercano, en 1968, involucró a la tripulación de un barco de patrulla estadounidense que reportó dos naves circulares brillantes tras ellos en la zona desmilitarizada que separa el Norte y el Sur de Vietnam . 

La tripulación a bordo de un segundo barco de patrulla más tarde dijo haber visto los OVNIs sobre el primer barco y un destello de luz, seguido de una explosión que destruyó completamente al barco. Estos informes desde Vietnam incluyen la cercana observación de aeronaves desconocidas que parecían albergar a sus pilotos.
Historias de OVNIs en tiempo de guerra se recrean en el episodio de estreno de la segunda temporada de "Hangar 1: The UFO Files" del History Channel. Los relatos se han extraído de decenas de miles de casos de OVNIs en los archivos de la Mutual UFO Network, grupo de investigación OVNI más grande del mundo. 

"Los militares estaban interesados [en los OVNIs] porque tenían capacidades muy por encima de cualquier cosa que teníamos, y ellos querían saber cuál era la tecnología y, francamente, a quien pertenecían", según el ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea, el capitán George Filer. 

Mientras estuvo en Vietnam, Filer -que tenía un permiso supersecreto- dio sesiones informativas diarias para el general George S. Brown, comandante adjunto de las operaciones aéreas en Vietnam. 

"Con frecuencia, el Vietcong o Vietnam del Norte estaría atacando un puesto de avanzada y yo lo explicaría, y contaríamos con el apoyo de tierra a aire, sobre todo en la noche donde nos gustaría ir allí con estas cañoneras, y se darían reuniones de información sobre todo eso", dijo Filer a The Huffington Post. "Parte del tiempo, no habrían naves no identificada sobre la DMZ." 
Filer describió un informe típico que él recibiría y que incluyó en sus informes a Brown: 

"Tendrías un avión volando a lo largo, haciendo alrededor de 500 nudos y un OVNI viene junto y hace algunos giros alrededor de la aeronave y luego vuela a tres veces la velocidad de uno de los aviones más rápidos que tenemos en la Fuerza Aérea. Así, obviamente, tiene una tecnología mucho más avanzada que cualquier cosa que tengamos". 

"Estaría dicho esto de manera no oficial. La gente dice muchas cosas que no se ponen por escrito o se inscriben a su nombre. Siempre estuvo esta parte de los OVNIs que, si estabas demasiado interesado, podrías estropear tu carrera. Y esto es cierto hoy en día, incluso con los pilotos comerciales. También he escuchado de personas que sirven en Afganistán diciendo que han visto OVNIs, y las noticias iraníes presentan informes OVNI con bastante regularidad". 
Durante una conferencia de prensa en 1973, cinco años después del encuentro OVNI de la patrullera, a Brown -como jefe de personal de la USAF- se le preguntó acerca de la posición de la Fuerza Aérea sobre los OVNIs:
No sé si esta historia se ha dicho alguna vez o no. Ellos no fueron llamados OVNIs. Fueron llamados helicópteros enemigos. Y sólo se observaron en la noche y sólo se observaron en ciertos lugares. Ellos fueron vistos alrededor de la zona de distensión en el comienzo del verano del '68. Y esto resultó en una muy pequeña batalla.

Y en el transcurso de esta, un destructor australiano recibió un golpe y nunca encontró ningún enemigo, sólo nos encontramos a nosotros mismos cuando todo había sido resuelto. Y esto provocó algunos disparos allí, y no había ningún enemigo involucrado, pero siempre reaccionamos.

Siempre de noche, lo mismo sucedió en Pleiku, en las tierras altas, en el 69.
 Muchas historias de OVNIs que luchan han surgido a lo largo de la historia.

Un temprano relato de guerra OVNI fue supuestamente visto por los ciudadanos de Nuremberg, Alemania, en 1561. En una mañana de abril, la Gaceta de Nuremberg describe una batalla aérea entre grandes "formas cilíndricas de las que surgieron esferas negras, rojas, anaranjadas y azul-blancas que se lanzaban... Todos estos elementos comenzaron a luchar el uno contra el otro". Un artista, Hans Glaser, creó un grabado del espectáculo, que se ve a continuación:

Durante la Segunda Guerra Mundial, también en Alemania, los pilotos de los aviones aliados a menudo informaron de misteriosas luces circulares que brillaban intensamente, de rápido movimiento, a las que se las denominó Foo Fighters. El New York Times las reportó como "jerga militar para los platillos voladores".

Filer -que documenta sus avistamientos OVNI y otras noticias en el sitio del National UFO Center- fue uno de los varios testigos militares de algo extraordinario en el cielo sobre Inglaterra. Era 1962, y era el navegante en una cisterna de reabastecimiento.

"Estábamos en el Mar del Norte, cuando el Control de Londres llamó y preguntó si estaríamos dispuestos a interceptar a un no identificado que había sobre Oxford y el área de Stonehenge. Acabábamos de terminar nuestra misión de reabastecimiento de combustible, por lo que se dijo que sí, y quitaron todo el tráfico a nuestro alrededor y nos dieron la máxima prioridad a medida que descendíamos hacia el OVNI. Todo lo que realmente tenían era un gran retorno de radar, pero era mucho más grande que un avión normal."


Filer (en la foto a la derecha) recordó cómo su pantalla de radar indicó que el OVNI era tan grande como el enorme puente Firth of Forth en Escocia que él y su tripulación a menudo utilizaban como un punto de navegación regular.
  
"La "cosa" estaba en 1000 pies y estábamos descendiendo a 32.000 pies. Recogimos a este gran retorno de radar, cuando aún estábamos cerca de 30 millas fuera. Estaba oscuro afuera y cuando llegamos mucho más cerca del objeto, vimos las luces a su alrededor, que resumían la forma de un cilindro, como un barco de crucero. A continuación, se elevó y se fue al espacio rápidamente"."Estábamos bastante seguros de que sólo habíamos visto un OVNI.


Los próximos episodios de "Hangar 1" para las próximas 12 semanas se centrarán en personas que han ocupado cargos militares y que están dispuestas a presentarse y contar sus historias. 

Una de las personas (aferrarse a sus sombreros...) es un hombre que dice que estuvo en la Infantería de Marina (esperen...) y que estuvo estacionado en Marte durante varios años. Así es: el planeta rojo Marte. Él va a describir que forma parte de una fuerza militar fuera del planeta. No vamos a emitir juicio... todavía. 

También está la historia de un sargento retirado del Ejército que dice que fue asignado a accidentes OVNI y casos de recuperación en donde ambas naves y cuerpos ET fueron supuestamente recuperados -algunos muertos, algunos vivos. 

En caso de que se lo pregunte, Hangar 1 es un hangar real donde MUFON, durante mucho tiempo, almacena todos sus archivos. En un momento dado, todos los archivos de la organización fueron alojados en este hangar de aeropuerto en alguna parte del centro del país. Las imágenes de Hangar 1 que aparecen en la serie son del verdadero hangar. 

lunes, 30 de enero de 2017

La Ola Solitaria


Las olas gigantes, olas vagabundas, errantes o olas fantasmas son enormes masas de agua que aparecen de la nada, muchas veces en un mar en calma y que pueden llegar a tener alturas semejantes a edificios de diez pisos. Estas verdaderas murallas de agua pueden viajar cientos de kilómetros antes de deshacerse. Son olas espontáneas que no tienen nada que ver con el estado de la mar, el viento, ni tampoco tienen su origen en terremotos o maremotos, siendo por tanto diferentes a los tsunamis. También existen las llamadas “tres hermanas” que son olas gigantes que viajan en grupos de tres.
Durante años, las olas gigantes han sido consideradas un mito marino o verdaderas exageraciones de marineros que las han descrito a lo largo de la historia como verdaderas “murallas de agua” en mitad de un océano.
Este gran misterio de la oceanografía ha sido estudiado y hoy en día ya ha quedado demostrado que las olas gigantes existen verdaderamente y a ellas se les atribuye numerosos naufragios, incluyendo barcos de más de 200metros de eslora.
A través de los satélites se ha podido observar este fenómeno viendo que son mucho más frecuentes de lo que se pensaba y que se dan en todos los océanos del mundo.
La ola gigante más grande medida científicamente fue registrada por el buque oceanográfico británico “Rockall” al oeste de escocia en el año 2000, midiendo una altura de ola de 29,1 metros hasta su cresta.

Todavía los científicos no saben exactamente como se forman estas olas gigantes ya que son independientes a las condiciones meteorológicas y se pueden encontrar en un mar en calma o en medio de un temporal, viajando a favor o en contra de la dirección del resto de olas. Algunas teorías apuntan a la combinación de corrientes marinas y bancos de arena con bruscos cambios de profundidad que producen un cambio de velocidad y dirección de las olas. Otra teoría es la suma de diferentes olas que viajan por cuencas oceánicas y se encuentran con otros trenes de olas sumándose las crestas de las olas y formando una sola ola gigante.
En 1995 el “Queen Elizabeth II” se encontró con una ola gigante de más de 25 metros de altura en el océano atlántico, siendo descrita por el capitán como “Una inmensa muralla de agua… parecía como si nos abalanzáramos hacia los acantilados, los White Cliffs de Dover”.

En 2001 dos cruceros, el “Bremen” y el “Caledonian Star” se toparon con olas gigantes de alturas cercanas a los 30 metros y que provocaron grandes destrozos, llegando a dejar al “Bremen” a la deriva. El capitán del “Caledonian Star” lo describió: “Era como una montaña, un muro de agua que venía hacia nosotros”.
El “Norwegian Dawn” se topó en 2005 con tres olas gigantes surgidas de la nada, el capitán comentó que en su vida había visto nada semejante.
También en 2005 en el Mar de Bering el “Aleutian Ballad” fue alcanzado de noche por una ola de 18 metros de altura que apareció de la nada y consiguió volcar el barco durante un corto periodo de tiempo.
En el año 2009 la boya meteorológica Augusto González de Linares situada 22 millas al norte de Santander registró una ola de 26 metros y 13 centímetros de altura. Cierto es, que este registro se hizo durante un fortísimo temporal de vientos huracanados y según el registro de la boya, la media de altura durante treinta minutos fue de 14,88 metros.
En marzo de 2010 en el mar mediterráneo el “Louis Majesty” fue sacudido por tres olas consecutivas de más de 8 metros de altura mientras cruzaba el Golfo de León entre Cartagena y Marsella. Las olas que surgieron sin previo aviso eran anormalmente altas en relación al estado del mar del momento. El impacto causó dos muertos entre el pasaje del crucero.

El pasado invierno, el 21 de octubre de 2014, la boya gallega de Villano Sisargas midió una ola gigante de 27,81 metros de altura siendo la altura máxima de ola registrada en España.

martes, 24 de enero de 2017

MASONERIA Y MISTERIOS EN EL PALACIO DE ORIENTE



En el actual Palacio Real, construido por los Borbones, se atesoran, como si de una pequeña colección de enigmas se tratase, infinidad de anomalías y sucesos extraños. Este magnífico edificio se encuentra ubicado en un sitio privilegiado, junto a la ribera izquierda del río Manzanares (Madrid), justo entre la plaza de Oriente y el Campo del Moro.

Aunque los hechos inexplicables han perseguido a los distintos moradores de este emplazamiento, cabe reseñar que éstos “algo” verían en él, puesto que incluso a monarcas como al extranjero invasor José Bonaparte –el popular “Pepe Botella”, hermano del todopoderoso Napoleón-, le faltó tiempo, después de su proclamación como rey de España el 6 de julio de 1808, para emprender un misterioso proyecto que, debido a las circunstancias políticas, no llegó a concluir. Recordemos que José Bonaparte nunca fue visto con buenos ojos y que su dominio duró muy poco. De hecho, los libros de Historia apenas despachan su paso por nuestro país con unas pocas líneas poco esclarecedoras. Hacen referencia, eso sí, a que a él le debemos las trazas originales de la plaza de Oriente, dato éste de gran interés.
Sabemos que José I ostentaba el cargo de Gran Maestre dentro de la masonería, y que fue precisamente el impulsor en España de lo que se ha dado en denominar “masonería bonapartista”.
El proyecto masónico de la plaza de Oriente
Según explica José A. Ferrer Benimeli en su trabajo Evolución histórica de la masonería española :
“Esta masonería bonapartista en España tiene gran importancia, pues se trata por primera vez en nuestro país de la implantación de la masonería de una forma sistemática y en condiciones favorables, sin interferencias ni prohibiciones, bien sea del gobierno o de la Inquisición. El hecho de que el propio rey José Bonaparte la favoreciera y ostentara el cargo de Gran Maestre explica cierta afluencia de españoles más ligados con el gobierno del rey `intruso´”. Pero volvamos a la plaza de Oriente porque Bonaparte quiso acometer “algo” en ese terreno. ¿Qué exactamente? Lo ignoramos puesto que no pudo ser finalizado, pero hay indicios para pensar que poseía un carácter simbólico tendente a recrear lo que ya existía en Francia. La plaza, pese a su nombre, está ubicada frente a la fachada Este del palacio. Su intención, al menos en apariencia, era dotar a Madrid de unos jardines como los Campos Elíseos de París . Pretendía que éstos llegasen hasta la plaza de Cibeles, para lo cual derribó sin miramientos lo que nadie se había atrevido a echar abajo: conventos, palacios y manzanas enteras de casas de gran valor artístico. Según explica Pedro Montoliú en Madrid, villa y corte. Historia de una ciudad : “El arquitecto Sivestre Pérez estudió la creación de un gran eje para unir la iglesia de San Francisco y el Palacio Real a través de un viaducto. Este eje se iba a enlazar, a su vez, con la Puerta del Sol” . 


¿Qué podía simbolizar todo ello? Da la impresión de querer reforzar la idea de poder. La Puerta del Sol, el centro de todo, quizá el Universo, el ojo que todo lo ve, la Providencia; el Sol, la luz divina, la luz de la verdad. La Cibeles, la diosa más poderosa, la gran maga... Isis. Hay que recordar que dentro de la espiritualidad masónica la figura de Isis cobra gran importancia. Isis es la viuda de Osiris, y el título “hijos de la viuda” que se da en la masonería viene en síntesis de ella.


Por desgracia, nunca podremos saber qué quiso reflejar con exactitud José Bonaparte con este proyecto, pero es muy posible que fiel a sus ideas, quisiese imprimir a Madrid nuevos aires renovadores.

Poltergeist en palacio
Sin embargo, hay más detalles misteriosos. En el emplazamiento que ocupa el Palacio Real, también construyeron los árabes su fortaleza (durante la etapa de dominación). Con posterioridad, los Austrias edificaron el Alcázar, que quedó reducido a cenizas después de un pavoroso incendio acaecido en la Nochebuena de 1734.

Ya antes del incendio, atribuido según las viejas leyendas madrileñas a las ánimas del purgatorio, en el Alcázar venían sucediéndose una suerte de fenómenos extraños que incluso se labraron un hueco en las crónicas de la época.


Jerónimo de Barrionuevo, cronista de la época, ya recogía en 1658, en sus famosos Avisos del Madrid de los Austrias sucesos extraordinarios: Muchos días ha que se oyen golpes en palacio, a pausas, desde la medianoche hasta que llega el día; y como se van llegando a ellos, se van apartando. Unas veces son en la torre del despacho del rey; otras en el reloj, a quien atan al volante, y ellos no dejan de continuar comenzando desde lo profundo de la capilla; con que el desvelo y miedo de las damas es grande... El cuidado del rey no es poco, ni las guardas que se ponen menos, y a mediodía se han visto menear los escritorios. 

Aquí, Barrionuevo, parece estar dando cuenta de un fenómeno tipo poltergeist , o quizá de casa encantada, pero en cualquier caso, no se trata de un hecho aislado, puesto que en ese enclave, ya fuesen Austrias o Borbones quienes residieran, las cosas extrañas parecían acompañar al edificio o más propiamente al terreno que lo preside.

En el mismo año de la crónica de los golpes que tenían aterrorizados a los habitantes de palacio, Barrionuevo vuelve a dar cuenta de algo extraordinario. En esta ocasión se produce en la iglesia del Buen Suceso (era el Hospital de la Corte que contaba con su propia capilla). Allí había acudido un sirviente del duque de Alba a escuchar misa, cuando fue protagonista de un encuentro que a la postre resultaría mortal: se encontró con una hermosa dama a la que no era capaz de quitar el ojo debido a su belleza. Sin embargo, tras el oficio, quiso echarle una nueva ojeada y al hacerlo, horrorizado, descubrió que el rostro de la dama no era otro que ¡el de la misma muerte! El hombre quedó tan impresionado que allí mismo se desmayó y hubo de ser trasladado hasta su casa, donde poco después de dar testimonio de lo que había visto, falleció de la impresión recibida.


sábado, 27 de agosto de 2016

SS OURANG MEDAN - El barco de la muerte


Historias de buques fantasmas; buques abandonados por su tripulación y que han seguido navegando solos, han sido transmitidas por la gente del mar durante siglos. Pero existe otro fenómeno marítimo aún más preocupante que no trata de buques que han sido abandonados, sino de buques cuyos tripulantes han muerto misteriosamente. Posiblemente la mas famosa de todas estas historias sea el caso del SS Ourang Medan.
En junio de 1947, (según unos) o febrero de 1948, (según otros), los buques que atraviesan la ruta marítima del estrecho de Malaca, entre las costas de Sumatra y Malasia, afirmaron recoger una serie de señales en código morse de socorro (SOS). El mensaje del buque desconocido era tan simple como inquietante:
"Todos los tripulantes entre ellos el capitán están muertos, tumbados en la cubierta y el puente... es posible que toda la tripulación este muerta". Esta comunicación fue seguida por un sinsentido de indescifrable código Morse, a continuación, un mensaje final, sombrío:" Me muero ". Esta proclamación fue seguida por un sepulcral silencio.
La escalofriante llamada de socorro fue recogida por dos naves estadounidenses, y captada por puestos de escucha británicos y holandeses. Los hombres de estos puestos de escuchas, lograron triangular la fuente de radio de estas emisiones y dedujeron que probablemente se trataba del carguero holandés SS Ourang Medan, que estaba navegando en el estrecho de Malaca.
Un barco mercante americano llamado la Estrella de Plata era el más cercano a la presunta ubicación del Ourang Medan. Comprendiendo la urgencia del mensaje de radio, el capitán y la tripulación de la Estrella de Plata no tardaron, en cambiar de rumbo, en un esfuerzo para ayudar al SS Ourang Medan. En cuestión de horas, la Estrella de Plata diviso al Ourang Medan subiendo y bajando en las agitadas aguas del Estrecho de Malaca.



A medida que la Estrella de plata se acercaba al Ourang Medan, la tripulación se percato de que no había ninguna señal de vida en la cubierta. Los estadounidenses intentaron contactar con la tripulación holandesa, pero fue en vano. Fue entonces cuando el capitán de la Estrella de Plata decidió reunir a un grupo de abordaje. Los marineros elegidos para abordar al buque Holandés no tenían ni idea que estaban a punto de entrar en una pesadilla viviente.
Tan pronto como subieron a bordo del Ourang Medan, rápidamente se dieron cuenta de que las llamadas de socorro no eran una exageración. La cubierta de la nave estaba plagada de cadáveres de la tripulación holandesa, a sus ojos, sus brazos se aferran a sus invisibles agresores y en sus rostros se veían unas repugnantes muecas de agonía y terror. Incluso el perro de la nave estaba muerto, en una congelada pose intimidante y una mueca horrible en su rostro.


El equipo de abordaje encontró los restos del capitán en el puente, mientras que los cadáveres de sus oficiales estaban en diferentes puntos de la nave. El oficial de comunicaciones todavía estaba en su puesto, tan muerto como el resto, sus manos descansando sobre el telégrafo. Todos los cadáveres, según los informes, tenían los ojos muy abiertos.
Mientras bajaban a las bodegas, los miembros del grupo de búsqueda siguió encontrando cadáveres, pero lo mas inquietante para los miembros de la tripulación estadounidense, fue que afirmaron haber sentido un frío extremo en el punto más bajo de la bodega, a pesar de que la temperatura exterior era unos ardientes 40°C. El equipo estadounidense no encontró evidencias del motivo de las muertes de la tripulación del mercante Holandés, ni vio daños en la nave.
El capitán de la Estrella de Plata decidió que se amarrase al Ourang Medan , para remolcarlo a puerto, pero tan pronto como el equipo conecto la línea de remolque al barco holandés se dieron cuenta de la presencia de humo que salía desde las cubiertas inferiores, en concreto de la bodega 4.
El grupo de abordaje apenas tuvo tiempo de cortar el cable de remolque y regresar a la Estrella de Plata antes de que el Ourang Medan explotara con tanta fuerza que se levantó del agua y se hundió rápidamente.
La tripulación vio el barco holandés desaparecer bajo las aguas, sin duda todos suspiraron aliviados de que el cable de remolque no los hubiera arrastrado hacia las profundidades también.
Al hundirse el Ourang Medan se perdió toda prueba del barco, de su carga y de lo que pasó en el, entrando en el reino de los mitos y leyendas. Esto, ha hecho que sea uno de los grandes misterios de la era moderna en el mar. Esto nos plantea la siguiente pregunta...

¿QUÉ PASÓ CON EL OURANG MEDAN?
Mientras los rumores sobre el descubrimiento macabro de la Estrella de Plata, circularon a lo largo de las rutas de comercio de las Indias Orientales, el primer informe oficial del evento no se escribiría hasta mayo de 1952, en las "Actas del Consejo de la Marina Mercante", que fue publicado por el departamento de guardacostas de Estados Unidos. El testimonio en ella se describe el estado de los tripulantes holandeses, incluso yendo tan lejos como para afirmar.

"Sus rostros congelados estaban mirando hacia el sol ... miraban fijamente, como si tuvieran miedo ... sus ojos y bocas estaban abiertos".
El primer problema es tratar de averiguar si este carguero holandés existió, y mas teniendo en cuenta que no aparece en ningún registro oficial. Sabemos que la Estrella de Plata era real, pero no hay ningún informe de que socorriera al Ourang Medan.
Algunos investigadores han especulado que si el Ourang Medan era un barco real, posiblemente procedería de Sumatra, que en ese momento era una colonia de los Países Bajos en lo que se conoció como las Indias Orientales Holandesas. "Ourang" en indonesio significa "hombre" y " Medan" es la ciudad más grande de la isla de Sumatra, el nombre de este carguero seria el "Hombre de Medan." Pero, mientras que la etimología de su nombre podría dar alguna pista en cuanto a su origen, no hay registros burocráticos del Ourang Medan.
El autor e historiador Roy Bainton , que ha hecho la investigación más exhaustiva y reveladora sobre el tema del SS Ourang Medan, llego a un callejón sin salida en su búsqueda de la verdadera historia del "barco de la muerte." En primer lugar se dirigió a la fuentes habituales, pero no pudo encontrar ninguna mención de la nave en los registros de la aseguradora Lloyd o el Diccionario de los desastres del mar, 1824-1962.
Entonces se puso en contacto con el Ministerio de marina del Reino Unido, el Secretario de la Marina y el Museo Nacional Marítimo de Greenwich, todos los cuales le dijeron que el único lugar para verificar los registros de buques holandeses se encontraba en Amsterdam. Bainton buscó en los registros holandeses, así como de la Autoridad Marítima de Singapur pero fue en vano.
Justo cuando estaba a punto de abandonar su investigación, Bainton conoció al profesor Theodor Siersdorfer de Essen, Alemania, que había estado investigando el caso durante los años 50 y fue el primero en revelar los nombres de los dos barcos estadounidenses que habían escuchado las llamadas de socorro del Ourang Medan.Siersdorfer llevó a Bainton a un folleto de 32 páginas en alemán escrito en 1954 por Otto Mielke, titulado "Das Totenschiffin der Südsee" o "barco de la muerte en el Mar del Sur". Mielke parecía saber mucho sobre el viaje del Ourang Medan, la carga, el tonelaje y la potencia del motor, e incluso, al parecer, el nombre del capitán. Uno se ve obligado a preguntarse si Mielke había tenido contacto con miembros de la tripulación de la Estrella de Plata.

El folleto de Mielke da también la fecha de junio de 1947 y agrega otra pieza de peso para el rompecabezas, lo que ayudó a continuar con el interés de Bainton en el proyecto. Era la sospecha de que en la bodega nº 4 del Ourang Medan hubiese una carga ilegal y altamente peligrosa. De acuerdo con Bainton:
"... Hay una explicación tentadora, a la desaparición física del barco y su desaparición de los registros. Mielke menciona un cargamento mixto, muy letal en el barco, 'Zyankali' (cianuro de potasio) y nitroglicerina ".



Ni que decir tiene que esto sería una mezcla bastante peligrosa en un laboratorio con los protocolos de seguridad más altos, pero en una bodega de carga de un barco en mares agitados seria una pesadilla, esto podría explicar la muerte inexplicable de la tripulación holandesa, y la posterior explosión del barco.
Aún más aterrador, de acuerdo con Bainton, es la conjetura de que el Ourang Medan pudiera llevar de contrabando gas nervioso o armas biológicas fabricadas por científicos japoneses durante la II guerra mundial. Estas armas abrían sido fabricadas por la unidad 731, al cuyo mando estaba el brillante bacteriológico japones Shiro Ishii. La unidad fue diseñada para la investigación clandestina y desarrollo de armas químicas y biológicas para asegurar la victoria del Japón a través de cualquier enemigo potencial.
Ishii estableció la Unidad 731 (cuyo nombre en código "Unidad de Tongo") durante la Segunda Guerra Chino-japonesa, fue allí donde los científicos de su división llevaron a cabo algunos de los experimentos biológicos más lamentables conocidos por la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial.

Esta unidad secreta utilizo a seres humanos - incluyendo mujeres y niños - en sus experimentos atroces, que incluyeron de todo, desde la exposición a temperaturas bajo cero, o estudiar los efectos de sustancias tóxicas en el cuerpo humano.
Sin embargo, el general Douglas MacArthur, supuestamente en aras de la defensa nacional, da secretamente inmunidad a Ishii y a su personal a cambio de proporcionar a los EE.UU. su investigación sobre la guerra biológica, independientemente de los actos atroces que hubiese cometido.
El por eso qué estos materiales peligrosos son cargados en el Ourang Medan cuando podría haber volado directamente a un laboratorio secreto, Bainton especula que tal vez el gobierno de los EE.UU. - o de otra potencia mundial - decidió utilizar como transporte un lento y poco visible carguero holandés para el llevarse la carga por razones de seguridad y ocultación.
Bainton supuso que el agua de mar podría haber entrado en la bodega del barco, que reaccionaria con la carga y liberaría los gases venenosos, que luego causaron que la tripulación muriese al inhalarlos. En este punto, el agua salada podría haber reaccionado con la nitroglicerina, creando la explosión que se dice que causa la desaparición definitiva de la nave. Bainton especula que es por esta razón que los Estados Unidos borran todo registro de la existencia misma del barco.
¿ Así que vamos a creer que éste fue el destino final del Ourang Medan y su tripulación?, ¿ fue simplemente un trágico accidente del resultado de una combinación de productos químicos peligrosos como la nitroglicerina en un mar agitado? Si esto fue lo que ocurrió, entonces parece que es tan válida como cualquier otra posibilidad, pero eso no quiere decir que sea la única opción. Hay investigadores que creen que la tripulación sufrió otro percance diferente al que explica Roy Bainton.

Ovni:
El notable investigador del "Experimento Filadelfia", Morris K. Jessup, cree que la tripulación del Medan Ourang pudiera haber sido atacados por extraterrestres, por razones desconocidas.

Fantasmas:
Otros entusiastas han teorizado que la tripulación holandesa pudieran haber tenido un encuentro con fantasmas del mar. Los partidarios de la opción de lo paranormal utilizan para confirmar su teoría, las expresiones en los rostros de los marineros muertos. Añádase a esto el frío anormal en la bodega de carga..
Esta son pruebas muy pobres, y suenan mas a historias que contarían los marineros a sus hijos al rededor de una buena fogata. Así pues, si por el momento descartamos a extraterrestre y fantasmas, entonces podíamos estar tratando con...



Causas naturales:
Una de estas teorías explica que la tripulación fuera asfixiada por una nube de gas metano que gorgotearía a partir de una fisura en el fondo del mar y envenenaría a los marineros. Esta explicación podría valer si no fuera porque no tiene en cuenta la explosión descrita por la tripulación de la Estrella de Plata. Así que si no eran burbujas de metano las responsables de la tragedia, entonces tal vez se tratara de un accidente.

El autor Vincent Gaddis, en su libro de 1965 "Horizontes invisibles", planteó la posibilidad de que un incendio o la averiá en el sistema de la caldera de la nave podría haber sido responsable de la desaparición de la embarcación.
Afirmó que el monóxido de carbono podría haberse filtrado causando la muerte de todos a bordo, mientras que el fuego creció lentamente, el tiempo suficiente de encender el combustible y provocar la explosión que hundió el barco.
Si bien esto es una teoría sólida, tal vez la verdad es incluso más simple que un incendio o un fallo de mantenimiento y todo esto no sea más que una...
Leyenda:
A pesar de la explicación de Bainton de que los registros pudieran haber sido eliminados, el que no haya registros del Ourang Medan sigue siendo un detalle sospechoso. Combine esto con que no hay sobrevivientes de la Estrella de Plata que alguna vez se hayan sentido obligados a contar su desgarradora historia (y esto tiene toda la pinta de una buena historia).
Por contra el hecho de que el departamento de guardacostas de los Estados Unidos parece confirmar la historia, y que destacados autores sobre náutica han invertido tanto tiempo y tantos recursos en encontrar la verdad, se presta a dar credibilidad a la totalidad del hecho.
Conclusión:
Cualquiera que sea la verdad que hay detrás de esta tragedia, sigue siendo uno de los enigmas marítimos más desconcertantes y aterradores de el siglo XX ... y a mí me plantea que navegar por el mar puede ser una gran aventura, pero después de conocer la historia del Ourang Medan también puede ser muy aterrador.