Leyendas Gallegas

Vengo del país de la lluvia eterna
Vengo del fin del mundo.
Soy de donde el agua muda la eternidad en melancolía y la melancolía se torna en nostalgia perenne.
Vengo de la más hermosa tierra que la naturaleza, en su eternidad, pudo parir.
Vengo de la piedra y el viento del norte, gélido y eterno.
Soy del país que los hombres llamaron Galicia.
Soy de la tierra que los dioses quisieron llamar ETERNIA.




Galicia,debido a su antigüedad es una tierra rica en leyendas,una tierra de misterios y supersticiones,una tierra de fabulas y mitos,en su mayoría fruto de la imaginación popular,las hay de todo tipo desde fantásticas a religiosas,de brujas y héroes,de villanos y demonios y etc...Historias y leyendas que se contaban a la luz de las fogatas,cuando ya el sol se escondía y comenzaba a reinar la noche,y que así se transmitían de generación en generación.En fin aquí he reunido unas cuantas de las más populares que espero que os gusten.
El Ciprianillo:

Había la creencia de que existía un libro,titulado O Ciprianillo,que tenía la propiedad de hacer por medio de su lectura que los encantos que existen en los castros traigan los tesoros que tienen escondidos.

Graznidos de aves:

Los graznidos de algunas aves,como los cuervos,cuando se oyen con insistencia en los árboles próximos de una casa,son de fatal agüero,y significan o un alma en pena o un aviso de que pronto morirá una persona.

Tocar la campana:

Tocar la campana de las iglesias parroquiales cuando truena y está encima la nube cargada de electricidad,en la creencia de que por estar aquella bendita hace descargar el pedrisco en otra parte.

Mouros:

Según la leyenda estos personajes viven en los bosques y custodian tesoros que van concediendo a quien les ayuda.Hay ocasiones en que los valientes que desean conseguir los tesoros se encuentran con repulsivos guardianes y deben vencer sus primeros instintos de huida.A veces,se logra el fin deseado,aunque siempre con restricciones.



La santa compaña:




Existe la creencia en las ánimas y que éstas se manifiestan y tienen su vida después de la muerte.
En la oscuridad aparece una procesión de almas en pena, va encabezada siempre por un vivo, el primero que han visto esa noche, si desea librarse de ellos y abandonar tan tétrico cortejo debe entregar los atributos a otro mortal, o bien colgarlos al cuello de un perro y encerrarse en un arca llena de maiz.
La Santa Compaña está formada por ánimas que van en dos hileras, envueltas en sudarios, con las manos frías y los pies descalzos.
Cada fantasma lleva una luz, pero es invisible, sólo un olor a cera y un ligero viento son las señales de que está pasando la legión de espectros.
Al frente va un espectro de mayor tamaño, la Estadea. Algunas veces llevan un ataúd en el que va un familiar del que presencia el paso. Este no tarda en morir.
Puede suceder que el que encuentra el paso a altas horas de la noche se vea obligado a seguir al cortejo portando una cruz y un caldero.
El acompañante puede transmitir su 'empleo' si en una de las excursiones de los difuntos se encuentra con otra persona.
Le da la cruz y el caldero y él queda libre mientras que la persona a quien se los ha dado es la que pasa a acompañar a los espectros.


Poema:

Por veces recuerdo caminos perdidos
que sólo transitan personas heridas,
con almas en pena sin destino cierto,
largas procesiones que buscan la vida.
Marchan por la senda del silencio grave,
con la vista fija,sin decir palabra.
La gente del pueblo sabe de quien hablo,
sólo que la miran sin querer nombrarla.
Ambulan veredas de bosques cerradas,
siempre acompañados de luna en menguante,
y se cruzan los surcos de trigales bajos,
viéndose a lo lejos como agonizantes.
Dicen que en las noches de niebla temprana
alumbran su paso con candiles tenues.
No se ven estrellas,los perros no ladran,
como por respeto a la santa compaña....

La Santa Compaña


El fuego:


El rasgo mas esencial de la antigua adoracion al fuego va unido al culto universal del hogar.
Hay lugares donde se cubre el fuego todas las noches y se enciende al día siguiente con el de la vispera.
Dejarle morir equivale a un sacrilegio y se paga caro.
Si por descuido u otras causas llega a apagarse, es grande el disgusto que se apodera de la familia, pues la desgracia persigue ya de cerca la casa y los que la habitan.
'O fogo morto', indicaba un lugar desierto.
El primero de enero se limpia perfectamente el hogar, se arroja el fuego de la noche y se enciende el nuevo, que para que sea propicio, debe durar todo el año.
Hay indicios de que el acto de encender el nuevo fuego revestía para nuestros antepasados todas las apariencias de un verdadero acto religioso y que se repetían entre los celtas gallegos las mismas ceremonias simbolicas que entre los arios.


En el siglo XIX, el fuego era una deidad protectora entre los montañeses de las montañas de Cervantes (Lugo) y si a alguno de ellos le torturaba o afligía pena o tribulación, acudía solo ante el hogar, avivaba el fuego y hacia sus imprecaciones:
Tennos sempre en la prosperidad, sempre dichosos, ti que eres eterno, fermoso, sempre xoven, ¡oh fogar!'.
En determinados días del año le arrojan flores(al fuego),cuando cuecen el pan le dan su porción,y pues allí como en la mayor parte de las casas campesinas de Galicia,se come alrededor del fuego,no son sólo las oraciones dichas antes y despues de la comida parecen serle dirigidas,sino que echan sobre él algunas cucharadas de grasa,y así que se levanta la llama,dicen que el fuego se alegra. Nada sucio se arroja a la limbre,pero muy en especial las cascaras de los huevos porque con ellas quemaron a San Lorenzo.
Entre novios,si el hombre solicita ante el fuego a la joven,ésta responde,"home que nos leve o lume"
El fuego del hogar es puro,la unión de los sexos debe tener lugar lejos de su presencia.
Era cosa corriente que desde el día de navidad hasta el 1 de Enero ardiese en el hogar el gran leño al que daban el nombre de tizón de Navidad.
Sus cenizas eran buenas para curar calenturas.
El tizón se encendia para que el fuego fuese mas vivo en aquellos días de regocijo y las almas de los ante pasados viniesen a visitar a los suyos y tuviesen un mas puro calor para calentarse,pues tal vez el grueso tronco que devoraba el fuego durante los días sagrados,encerraba un doble símbolo,el de la pureza y santidad del día y el de la integridad de la familia.
Una prueba de que se le consideró siempre como un ser vivo la tenemos en que en gallego no se dice por lo general apagar la luz o el fuego,sino matar o lume.morreume a luz,mateille o candil....








Fiesta de las fachas:

En la parroquia de Sta. Mª de Castelo, del municipio lucense de Taboada, la FACHA tuvo un arraigo muy grande en el transcurrir de los tiempos.
Tanto es así, que ni los abuelos de los abuelos actuales conocieron de sus antepasados, por transmisión oral o escrita, el inicio de este rito, lo que si transmitieron es que, durante el transcurso de sus vidas, ningún año se dejaron de elaborar y de quemar.
La verdad es que los origenes de esta costumbre son inciertos pero podemos hacer unas indicaciones al respecto.
La quema de las fachas se hace en la cima de un Castro por lo que podemos deducir que hace tiempo pudo ser una manera de comunicación entre castros.
También puede ser que sirvieran para alumbrar en las fiestas o en los acontecimientos nocturnos.
Incluso también es posible que fueran parte de ciertos actos rituales mágicos-religiosos.
Con el nombre de facha, identificamos el hecho de colocar alrededor de un palo largo unos materiales específicos que, una vez que se les pone fuego, arden durante un espacio más o menos duradero y durante el cual producen luz.
Se trata de un tronco o rama (actualmente lo normal es que sea de pino) de, normalmente, no menos de 10 metros de longitud, alrededor del cual se van atando distintas capas de talos de una planta denominada gamón que ocupan aproximadamente el 80% del palo, lo que supone en cada una de ellas de cinco a siete mil tallos de esa planta
Este trabajo lo realizan los niños durante todo el año.
A la mejor facha de todas, la más perfecta, la más gorda y alta, se le concede el primer premio y único.
La tarde del día 7 de septiembre es todo un acontecemiento para los niños.
Desde los distintos lugares de la parroquia se inicia el díficil acarreo de las "fachas" hasta la cima del castro donde en su circular se van clavando.
Iniciada la noche los vecinos suben hasta el castro.Unas bombas y fuegos de luces disparados desde allí dan la señal de que la fiesta comenzó.Inmediatamente se encuenden las "fachas"y el castro se convierte durante algún tiempo en una luminaria dantesca.
Este espectáculo,dada la extraordinaría visibilidad del castro,es comtemplada,no sólo por los parroquianos que suben hasta allí,sino también por todas las parroquias del contorno.Quemadas las "fachas" la multitud baja con un gran griterio hasta el cercano campo de la fiesta,Allí continua la fiesta hasta bien entrada la noche.
La principal y única motivación por la que se constituyó una asociación en Castelo,radica en el interés que tiene la gente de ese pueblo de que continue la tradición de sus antepasados,pues parece ser que es el único sitio en el cual pervive y no va a caer en el olvido como sucedió en otros lugares.




Lareina loba:
Cuentan que, en la provincia de Orense, vivió una poderosa mujer, tan cruel y soberbia, que era llamada por los campesinos de su señorío, 'la Reina Loba'.
Para su manutención y la de sus allegados, (tan despiadados como ella misma), obligaba a sus súbditos a entregarle, cada día, una vaca, un cerdo, y una carreta llena de otros alimentos.
Las familias campesinas se turnaban en esta entrega de vituallas, por miedo a los servidores de la Loba, que arrasaban e incendiaban casas y cosechas, y asesinaban a todos los habitantes de las aldeas en las que alguna familia se hubiese negado a entregar lo que se les reclamaba.
En este clima de terror vivía la comarca entera, cuando le llegó el turno de entregar los alimentos al pueblo de Figueirós. Sus vecinos se reunieron en asamblea, y decidieron no pagar un tributo que les arruinaba .
Pero decir 'no pagaremos', no era suficiente, porque la reina mandaría contra ellos a sus huestes, y serían perseguidos y muertos.





Decidieron que si habían de morir de hambre o a manos de los sicarios de la Loba, mejor era morir combatiendo contra ella, así que se armaron lo mejor que pudieron.
Hicieron lanzas y jabalinas, arcos y flechas, tomaron piedras y garrotes, y en la oscuridad de la noche, se pusieron en marcha hacia el castillo de la malvada mujer.
La Loba y sus secuaces, dormían. Fiados en el terror que infundían en la comarca, descuidaron la vigilancia. Nunca nadie se había atrevido a desafiar su poder, ni contaban con que tal cosa pudiera suceder.
Sigilosamente, los vecinos de Figueirós, treparon murallas y abrieron puertas sorprendiendo a los sicarios de la Loba.


Un breve pero encarnizado combate,dió la victoria a los lugareños,que se lanzaron escaleras arriba en busca de su apresora.la loba,se había refugiado en la torre más alta,pero ninguna puerta era lo bastante segura para resistir a los decididos asltantes.
Cuando vió caer su última defensa ante el empuje de sus enemigos,y no queriendo sometersea quienes ella consideraba sus esclavos.La loba corrió hacía la ventana y se arrojó al vacio,muriendo destrozada sobre las rocas.
Con su muerte,acabó el suplicio de los habitantes de la comarca,que recordaran durante siglos,en romances y canciones,el valor de los vecinos de Figueirós.

 

A cova da Paralaia:





El monte de A Paralaia está plagado de tesoros y de encantos, de moras y moros que aparecen y desaparecen, de piedras con pilas que se llenan y se vacían con la marea.
La Pedra do Mediodía, que está hendida, son dos hijas del rey de Provenza.
El mozo que les quiso hacer el favor de desencantarlas se asustó cuando se transformaron en dos serpientes enormes, y, al decir:
¡Válgame la virgen del Pilar!, dejó el trabajo a medio hacer.
No se sabe dónde estaba la Cova da Paralaia (cueva de A Paralaia).

Hay testigos que la describen como de amplia entrada, unos dos metros de altura, dos escalones de bajada y amplio recibidor abovedado en el que confluían cuatro o cinco galerías.
Para hacerse rico, hay que entrar en ella a las doce de la noche de San Juan.
Saldrá entonces una vieja mora con su manto de oro. Diciéndole 'Pipar do saco' ('Pimplar del saco'), lo da todo.
Esa misma noche, a la misma hora, se peina a la vista una princesa mora que también puede dar tesoro.
Como también lo da el moro encantado que vive allí si se hace lo que manda.
Hay que ir por la mañana temprano y llevar un saco.
Él saldrá en figura de cobra y hay que meterlo en el saco.
También se cuenta que en el año 1895 llegó un moro a la puerta de la dueña del pazo de O Rosal y pidió prestado un carro con sus bueyes y dos criados, pues tenía que ir a la cueva de la mora Paralaia.
Solamente entró el moro en la cueva. Llovió, tronó y a la media hora salió el moro con una figura de santo al hombro.
La pusieron en el carro y la llevaron hasta la playa de A Xunqueira.El moro se puso encima de la figura del santo y desapareció.
Justo un alo despues recibió la dueña del pazo un paquete con un puñado de seda roja y unas letras,muy agradecidas por todo,invitandola a que pusiera el pañuelo donde más le complaciese.
La dueña del pazo la señora mona,lo puso,por velo,en un nogal,pero al día siguiente el arbol desapareció.
Desde la cova de paralaia se puede ir por subterraneo hasta Meira,hasta darbo o a la cova de A Lontra en Tirán.
Allí,a los huecos de las peñas,llega el agua del mar cuando sube la marea,lo que aprovecha una princesita mora,muy bonita,de largos cabellos dorados,vestida de blanco con su palangana y su peine de oro para el aseo.Quien le tire una piedra y le haga sangre,tendrá mucho oro.


La noche de san Juan:

La gente subía en la media noche a la Piedra 'da pena' para volverse invisible.
Todavía hay vecinos de Coiro que oyeron una curiosa tradición a sus abuelos: antiguamente en la noche de San Juan, la gente subía en comitiva hasta la 'pedra da pena' llegando allí, hacían el 'círculo de Salomón' y ponían una sábana blanca de lino en el suelo debajo de los helechos para recoger la semilla.
Después, la utilizaban para contrarrestar los hechizos.
Hay quienes añaden más detalles que entroncan con una vieja tradición que en su momento estuvo muy extendida por toda Europa.
Cuando los parroquianos sacudían las plantas del helecho sobre el paño, se abría la piedra 'da pena' y salían un montón de caballos muy ruidosos liderados por uno blanco que echaba fuego por la nariz.
Luego se cerraba la piedra dejando atrás nada más que el olor de los animales.
La semilla del helecho se tomaba en infusión. Volvía invisible al que la bebiese, no existe constancia de que el helecho contenga cualquier principio activo alucinógeno en ningún tratado de hierbas medicinales.
El profesor de la Universidad de Santiago, y estudioso de las tradiciones del mundo celta , Fernando Alonso Romero, cita esta leyenda y la relaciona con el dios del infierno irlandés (donn) y también con el Odín de los germanos que viven bajo tierra y cabalgan por el cielo.
En el folclore de Irlanda aparece la figura del caballo blanco asociada a la noche de San Juan.
La semilla del helecho está también presente en las antiguas costumbres, relacionada con la vida de ultratumba.
Existen otras tradiciones que relacionan apariciones de brujas con lanoche de San Juan.
De la pidra "da pena" sale una mujer encantada que nadie consiguió ver nunca.
En la fuente "da bieita" cerca de la iglesia parroquial de Coiro,se van a lavar las brujas.El que las vea queda expuesto a recibir cualquier hechizo.


Apenas queda otra tradición asociada a la noche de San Juan que las hogueras,robar portales,soltar animales o lavarse con el agua de las hierbas de San Juan.
"O cacho" de visperas se recogen hierbas que quedan en agua al sereno de la noche mágica,el agua sirve para lavarse al día siguiente mientras que las hierbas se cuelgan en el balcón.
"Ocacho" está compuesto por flores silvestres y hierbas aromáticas del jardín,incluye hoja de zarza,tomillo,botón de oro,hoja de nogal,madreselva,oregano,hierba

luisa,espliego,romero,malvarosa,manzanilla,y todo tipo de mentas,incluso brotes de vid.

 
Ritos de San Juan

 







Don Roldán y las princesas:




Cuando los moros arrasaron España, los gallegos fuimos los únicos que nos mantuvimos en parte libres de ellos gracias a que peleamos reciamente.
Había veces que los moros se metían en algunos rincones de nuestra tierra; pero rápidamente eran echados nuevamente de ella y también de las tierras vecinas como Asturias y León.
Pero los moros eran muchos y muy potentes y los nuestros pocos, por lo que después de muchos años de luchas , que unas veces iban a su favor y otras al nuestro, reinando Alfonso II , que tenía la corte en Asturias, acordaron pedir ayuda a otro gran rey de mucho renombre que había en Francia.

Este rey se llamaba Carlomagno y vino a ayudar a los españoles y traía con él muchos guerreros comandados por unos jefes que dicen que eran los doce Pares de Francia, que no había quien pudiera con ellos. Todos venían a luchar contra los moros.
Los moros, cuando vieron venir a tanta gente encima de ellos , tuvieron miedo y retrocedieron ; más de la rabia que llevaban, comenzaron a echar mano de cuanto podían, sorprendiendo algunas villas y castillos sobre los que cayeron como una tormenta quemándolo todo, arramblaron con algunos condes que se llevaron prisioneros y hasta se dice que cogieron tres princesas, para que les sirvieran de rehenes en su defensa.

El gran ejército que se formó , se extendió por Navarra y Aragón; por Asturias y Castilla.
A Galicia vinieron pocos franceses porque los gallegos nos bastabamos nosotros mismos; pero un grupo de aquellos franceses que llegó hasta Galicia venía comandado por don Roldán, que era uno de los más valientes de los doce Pares.
Los moros fueron retrocediendo hasta llegar a Val de Orras,pasaron el río Sil en barcas y pontones que depués quemaron y se afincaron en la otra orilla,por las montañas,cuidándose muy bien de hacerse fuertes,pues el terreno invitaba a ello y el río era difícil de cruzar.


Pero como don Roldán supo que los moros tenían presas a aquellas princesas,quiso libertarlas.
Temiendo que los mahometanos se las llevaran a un castillo,en la cumbre de un monte,en un lugar que llaman el castro,de la feligresia de San Bernabe de Valenza.
Tentó pasar el río con algunos caballeros arriesgados y sin miedo,pero las aguas eran muy turbulentas y profundas por lo que tuvieron que volver a tierra con la pérdida de algunos que la corriente arrastro y se ahogaron.
En tonces don Roldán obró lo que parece ser un milagro ya que lo que hizo no lo podría haber hecho nadie.
Fue con su caballo por la ribera del río,buscó el lugar más apropiado para cruzarlo frente al castillo,picó espuelas a su cabalo que dió un salto enorme y el caballo fue a quedar al otro lado del río justo frente al castillo.
Los moros cuando vieron tal acción,tuvieron miedo y escaparon.Pero era imposible llevarse con ellos a los prisioneros y mucho menos a las doncellas princesas,por lo que los magos e los moros,para vengarse,decidieron convertir a las princesas en piedras.
Y allí estan aún los tres cuarzos blancos clavados en el suelo,como si mrasen con nostalgia hacia su tierra.
¿Quién podrá desencantarlas?


Los piratas:

Mucho después de la llegada de Tudio a la zona que hoy conocemos como las Rías bajas, la paz de sus habitantes se vio en peligro.
Cuenta la leyenda que estando establecidos los helenos (griegos ) en la villa de Herizana, desde donde se dedicaban , mayormente, al comercio con tierras lejanas y perdidas, y los hijos de Teucro desde su poblado del mismo modo que los Helenos.
Se vio quebrada allí la paz con la llegada de un nuevo pueblo de piratas, unos hombres de raza desconocida, que se asentaron en la boca de la ría de Teucro ( Ría de Pontevedra) y cundió la desolación. Esta tribu de piratas interceptaba toda embarcación que se dirigía al fondo de la ría y se apoderaba de los barcos y las mercancías ajenas.
Ante el peligro de que estos avanzaran hacia tierra firme , haciendo peligrar así el poblado de Teucro, los caudillos de las tribus cercanas se reunieron en asamblea.
Los hijos de Teucro y los helenos consideraron el peligro que representaban los piratas. La situación era insostenible, el poblado teucrano estaba asolado. Ningún barco había llegado a puerto desde que se asentaron losbárbaros en la boca de la ría.


No había mercado y los mercaderes habían huido con sus dineros a otros lugares más seguros.
Los barcos de los piratas hacían temblar a la población cada vez que se adentraban en la ría. Los pescadores no salían a la mar por miedo, no llegaban las mercancías y la población estaba inquieta.
Los caudillos juraron defenderse de ellos, pero no osaron parlamentar ni movilizar los guerreros, dejando desprotegidos a los otros poblados.
Pero los mercaderes que venían de un mar civilizado,decían en el puerto de Herizana,que ya conocían a aquellos piratas y que eren ungrupo de huidos de un gran país.
Al acabar el invierno,el jefe de los piaratas llegó a las puertas del poblado teucrano rodeado de 12 guerreros,que se venian a despedir y a disculparse por los problemas causados durante el otoño e invierno.
Los caudillos estrecharon su mano y curiosos,preguntaron por qué se iban y hacia dónde.
El pirata les explicó que su pueblo había sido aniquilado por otro mayor y que los mercaderes ya habían informado al césar de su estancia en esas costas y que vendría en su busca enseguida.
Algunos caudillos de la tierra vieron que el pirata era de su misma raza,tenían el pelo de su mismo color,llevaban vestimentas parecidas a las suyas y tenían pocas dificultades en comunicarse.
Viendo esto los caudillos decidieron apiadarse de los piratas y le indicaron que dirigiese su pueblo hacia Brigantium y allí pidiesen consejo al caudillo de la ciudad para ir a la isla que "nadie conoce" y protegerse así del exterminio de su sangre.
Agradecido el pirata les dió todas las mercancias que no podían llevarse en los barcos a su nuevo destino y se fue raudo.
En la siguiente primavera,los mercaderes que llegaban no quedaban atracados ni un solo día en los puertos.
Un mercader gaditano,en secreto,se dirigió al caudillo de Herizana diciéndole:
-Los barcos ya no paran en vuestras costas pero por compromiso,ya que un gran ejército ha de venir a matar a los piratas y a dominar los mares.
El caudillo no lo tomó en cuenta y pensi que en caso de extrema necesidad su pueblo era de grandes guerreros y el secreto de la isla que "nadie conoce" sería su ultimo recurso.
Pues bien una luna después llegó una flota de barcos de guerra que venían a luchar y a conquistar todo aquello que se les antojara,traían dinero para sobornar uno a uno, a los habitantes de las rias bajas y los mares dejaron de ser libres.
Dejaron de ser libres desdeaquelmomento hasta la eternidad y la gente de Brigantium,los únicos que sabían como llegar a la isla,murieron por no deponer las armas ante el César,la de los helenos y la de los teucranos que habitaban en la Gallaecia tocó su fin.



Santa Mariña d'as augas santas:


Cuando se celebra la romería, la costumbre es visitar la fuente santa y pedirle un deseo, después visitar O Forno Da Santa, un auténtico crematorio romano donde metieron a Marina para quemarla viva.
También se acude al Baño de Santa Mariña, donde Olibrio quiso ahogarla.
Allí hay una pila de piedra excavada en una roca que nunca se seca, siempre tiene agua.
El agua tiene propiedades curativas.
En las inmediaciones hay un roble antiquísimo, ' El Carballo de Santa Mariña"y bajo su sombra hay una piedra que tiene forma de oído y allí acuden los romeros a curarse la sordera.
Santa Mariña es una de las santas gallegas mas antiguas y de las más veneradas.
Fue hija de Teóbulo, prócer romano, gobernador de Antioquía de Limia, villa hoy sumergida, y en la que nació la santa gallega en el siglo II a.d.C., durante la dominación romana.
El padre entregó a la niña a los cuidados de una criada campesina, que era cristiana y que en esa fe educó a Mariña.
Cuando el padre se enteró, la repudió y la abandonó a su destino en la aldea con la aya.
Mariña era muy hermosa y el prefecto romano Olibrio intentó seducirla, aunque sin éxito.
Indignado y sabedor de la fe que profesaba la joven, la encerró en un calabozo en espera de que se aviniese a razones.
Como no conseguía su propósito, la sometió a diferentes tormentos hasta que quedó exhausta.
Pero los intentos de Olibrio de quemarla viva y ahogarla no dieron frutos y entonces decidió decapitarla.
Cuando el verdugo cortó su cabeza ésta cayó dando tres saltos en el suelo y diciendo: ¡Creo, creo, creo!...
y en aquel lugar surgió una fuente: la de Aguas Santas.
Merlín dijo "el agua que el cielo derrama sobre las cavidades de las rocas de los gigantes,cierra las heridas y dá la vista a los ojos enfermos.
 
 
La Princesa d'A Barbança:


En tiempos de la conquista romana llegó a Barbança una cohorte de tropas que pusieron en alerta a los celtas de Touta. La defensa de los celtas era impenetrable para los militares romanos. Después de muchas luchas, los romanos pagaron a un traidor y lograron coger prisionera a la hija del rey de Touta.
Pedían a cambio de su libertad que dejasen las armas y un rescate en oro.
Los celtas de A Barbança dejaron las armas para poder recuperar a la hija del rey.
Los romanos devolvieron viva a la princesa, pero le cortaron los dos pechos. Desde entonces, se cuenta que el río Barbança antes de llegar al mar, grita fuerte, casi con más fuerza ahora, con el mismo ruido que semeja al que hacen las armas al caer al suelo unas sobre otras.
Al borde del mar, los muchachos lanzan piedras para que al rebotar sobre las aguas hagan que sus deseos se conviertan en realidad.
Las piedras son runas (cantos rodados de los ríos) que quieren decir 'secretos' en lengua celta.


Las Burgas:


En Rivadavia había un ermitaño que se llamaba Pedro y que estaba en el secreto de llevar los canales de aguas calientes al pueblo.
Una vez se sintió enfermo y pensó: 'Ya soy viejo y algún día ha de acabar mi vida'.
Se sentó a la puerta de la ermita cuando pasó por allí un pastor que al verle tan alicaído le preguntó si necesitaba algo.
'Me encuentro mal, pero Dios dispondrá'.
El pastor dijo 'Iré a dejar las ovejas y vendré con el médico'.
Así hizo y a partir de ese momento, todos los días el pastor pasaba por la ermita a ver que tal se encontraba Pedro.
En el pueblo había una moza que estaba enamorada del pastor, pero éste no le hacía caso.
Un día ocultó en las alforjas el cáliz de la iglesia y le acusó del robo.
Los aldeanos, al oirlo, persiguieron al pastor y le dieron muerte.
Pedro, al enterarse de la muerte de su amigo desvió los canales de las aguas calientes de Rivadavia a Orense donde afloraron en las Burgas.

As Burgas


Ith y los hijos de Mil:


Breogan mando construir una torre junto al mar, en el extremo mas avanzado de su reino; un dia claro su hijo Ith, pudo divisar desde lo mas alto unas tierras lejanas al norte.
Pronto se preparo una expedicion con rumbo a aquellas lejanas tierras, encabezada por Ith. Este, cuando llego a Irlanda la encontro practicamente deshabitada y junto a sus compañeros se dedico a explorarla, sin saber que estaba regida por los Tuatha De Danann, dioses venidos del cielo y que con figura humana se aposentaron en Irlanda.
Al conocer la presencia de Ith en sus dominios tuvieron miedo de que intentara conquistar la isla y, despues de tratarlo como a un huesped, decidieron matarlo.
El cuerpo sin vida de Ith fue llevado de nuevo por sus compañeros a Galicia, donde los hijos de Mil, llenos de rabia, se embarcaron con un ejercito con animos de vengar el asesinato.
Una vez en Irlanda se enfrentaron con los dioses y les dieron muerte, apoderandose de la isla y fundando un nuevo reino.


Chamorro:


La capilla de Chamorro, también llamada Nuestra Señora del Nordés.
Se encuentra en una pequeña colina de 174 m. desde donde se contempla uno de los más hermosos paisajes del valle de Serantes, de la ciudad y de su ría.
La ermita conserva entre las gentes una fuerte raigambre religiosa que se manifiesta sobre todo durante la romería del primer lunes de Pascua, en la que miles de romeros suben a pie por la escarpada ladera del monte o en coche por la carretera, para disfrutar de un día de fiesta y de devoción popular, orando delante de la Virgen de Chamorro a quien le ofrecen velas y obsequios.
La fundación del venerado santuario es de comienzos del siglo XVI cuando, con certeza, se cristianiza un lugar de culto a las piedras prehistóricas, tal y como confirma la situación del mismo, situado sobre unas voluminosas rocas.
Sobre el nombre de Chamorro, la tradición popular lo atribuye a la exclamación '¡Xa morro!' (¡Ya muero!), en referencia a la leyenda sobre un pescador que, a punto de morir, fue salvado por la Virgen.
En realidad el topónimo procede del relieve del monte, con una cumbre pelada y sombreado de rocas.


Mouros:

. Según la leyenda estos personajes viven en los bosques y custodian tesoros que van concediendo a quien le ayuda.
Hay ocasiones en que los valientes que desean conseguir los tesoros se encuentran con repulsivos guardianes y deben vencer sus primeros instintos de huida.
A veces, se logra el fin deseado, aunque siempre con restricciones.

Las ciudades sumergidas:

En la región gallega, cualquiera de las lagunas existentes guarda el relato de una de estas localidades acusadas de apostasía y donde el temor de Dios dejó de existir.
Así tenemos el caso de Cospeito donde existen dos versiones.
En una de ellas se refiere como la Sagrada Familia llegó hasta allí después de haberse enterado que Herodes pretendía sacrificar a todos los niños nacidos en su comarca.
Nadie ofreció cobijo a los tres peregrinos e incluso un zapatero les arrojó su lezna que fue a clavarse en uno de los pies del Niño Jesús.
Comenzó a manar sangre de la herida y en tan gran cantidad que la ciudad quedó anegada y todos sus habitantes perecieron.

La piedra de abalar:


Según la leyenda la Madre de Dios arribó a la 'Costa da Morte' en los primeros años del cristianismo y que los restos de su embarcación se encuentran esparcidos por esta zona.
Se cuenta que la famosa piedra de Abalar era el timón de la barca sobre la que llegó la Vírgen.
Se dice que esta piedra no se mueve a voluntad, sino que
bambolea en determinados momentos, siendo creencia general que sólo se agita cuando los que están sobre ella se encuentran libres de pecado mortal, oyéndose el ruido provocado en, por lo menos, un kilómetro a la redonda.


O milagro do Cebreiro:

Se fija la historia en el siglo XIV, en una fría noche del 24 de diciembre en que celebraba misa un monje.
Cuando creía que nadie iba a estar presente en el sacrificio, vio entrar en la iglesia a un vecino que, sorteando la nieve y otras inclemencias de un tiempo cruel, ascendió con gran sacrificio hasta O Cebreiro para asistir a misa y comulgar.
El ministro de Dios comenzó a desconfiar de que dicho sacrificio fuera en pos de algo válido; se preguntaba si un trozo de pan y un poco de vino podrían satisfacer a quien tanto había luchado para estar presente en su consagración.
Absorto en sus pensamientos, llegó el momento de la Consagración y fue justo en ese instante cuando el pan se convirtió en verdadera carne y el vino en auténtica sangre de Jesucristo que, hirviendo, tiñó los corporales, los cuales quedaron en el cáliz mientras la Sagrada Forma no pudo despegarse de la patena.

En 1486, los Reyes Católicos, en peregrinación a Compostela, conocen el milagro y donan el relicario donde se han conservado las pruebas evidentes hasta nuestros días.



A cova da serpe:

Siempre que podía, una doncella llamada Berta cabalgaba por los bosques de Friol, en tierras gallegas.
Su padre, el Señor de San Paio de Narla, no lo veía con buenos ojos, pese a que sus continuas ausencias le impedían ofrecer a su hija compañía y mayor control paterno.

Por eso no fue de extrañar lo que sucedió un día.
En medio de una cabalgada desenfrenada, la montura de la doncella terminó por desbocarse.
Un hombre de la aldea vió lo que pasaba y, a riesgo de resultar pisoteado por los cascos de la bestia, consiguió aferrarse al animal y apaciguarlo.
Luego acompañó a la mujer un trecho, pero al conocer quién era y dónde vivía, el campesino se retiró rápidamente.
A pesar de ello, la muchacha quedó impresionada por la fortaleza y la valentía de aquel hombre.
Al día siguiente, salió en su búsqueda.
No le fué muy difícil dar con él.
A partir de entonces, todas las tardes se veían.
El trato llevó al enamoramiento mutuo.
Al principio, creían que su relación permanecía a salvo de dimes y diretes, pero en aquellos lugares la intimidad es algo raro.
Pronto llegó a oídos del Señor de San Paio la amistad de su hija con un plebeyo, y estalló en un ataque de furia que derivó en la orden de apresar al aldeano que se había atrevido a acercarse a su hija.
Pero los caballeros les siguen, pisándoles los talones.
Cerca de alli,el aldeano sabe que existe una cueva.Todos tratan de evitar esos parajes.En el pueblo dicen que se trata de la guarida de un dragón,al que llaman la serpe.
No hay mas remedio.
Elhombre conduce a su amada hasta la cueva y se introducen en ella.
No tienen armas.
Pero cuando aparece la cabeza del enorme dragón,con las fauces abiertas,dispuesto a matarlos,con una furia inmensa el aldeano se arroja contra la bestia,y grita a su amada que se ponga a salvo.
Los caballeros se han quedado en la entrada de la cova da serpe,sin atreverse a ir más allá,aterrorizados por los rugidos y los gritos que llegan hasta sus oidos desde el interior.
La hija de su señor sale huyendo de la serpe,enloquecida por el dolor de perder a su amado y la terrible escena que acaba de comtemplar.
Es conducida a la torre de su padre,donde llora su tragedia y su soledad.
Desde entonces la serpe sale amenudo de su guarida.
Lainmensa serpiente va acabando con los ganados,y ataca a cuantos encuentra a su paso,en la zona cercana al que ya llaman el pozo da serpe.
Allí un grupo de valientes consiguió al fin darle muerte envenenandola.
Pero esta ya es otra historía.



Leyenda de Vilamarin:


Habia una mora limpiando oro en el castro, cuando paso un hombre de Bainte, un pueblo cercano, y quedo enbelesado con tanta riqueza y exclamó:
'Hay, si me diese un poco!' a lo cual la mora le contesto 'y lo quiere a puñados o a ferrados?'
El hombre exclamo cantando 'lo quiero a ferrados! !' la mora le contestó 'pues vaya a por la medida rapido'
El hombre corrió a toda prisa hasta su casa para buscar la medida, pero cuando regresó el oro y la mora habían desaparecido, con lo cual el hombre apenado por su avaricia exclamó:

'Si dijera a puñados, podría ser que algun oro se me diese'.




Encuentro entre un pastor y una cobra en Pardesoa:


En Pardesoa, Tierra de Montes, en una aldea en la que sólo había cabras y ovejas contrataron a un pastor para que las guardase a todas juntas.
El pastor contratado salía para el monte con el día y regresaba con la noche.
Volvía con la noche y con todas las ovejas y las cabras que había llevado -y con alguna más si es que había parto en esa jornada, y el rebaño iba aumentando y las ovejas y las cabras se veían gordas y brillantes.
Llevaba en el morral un cantero de pan, queso y tocino y una bota de vino, y con unas pesetas que le pagaban por mes, se daba por satisfecho y se sentía feliz.
Pero sucedió que una jornada volvió con dos ovejas menos, y otra con una cabra menos, y otra echó en falta tres ovejas.
Cada día faltaba algo, y el rebaño disminuía a ojos vistas.
Decidieron vigilarlo. Al otro día salió el hombre más fuerte de la aldea detrás del pastor, a cierta distancia, para observar lo que hacía con el rebaño.

El fortachón llegó al monte, se escondió y aguardó.
Al cabo de un momento oyó un fuerte silbido y vio una cobra enorme, de muchos metros de largo y gruesa como un brazo, que se lanzaba sobre las ovejas y las agarraba por el pescuezo.
El pastor, que estaba atento, se resistió y se le opuso.
Iniciaron una larga disputa, cuerpo a cuerpo.
La cobra lo quería envolver en sus anillos y él aplastarle la cabeza, y ninguno de los dos podía.
Duró mucho la pelea,y ya los doscontendientes se mostraban cansados y decía la cobra:
Si tuviese una fuente no salias del monte.
Respondía el pastor:
Pues si yo tuviese un vaso de leche a mano y un pedazo de pan,y el beso de una doncella,te tumbaba,cobra vieja.
Y la lucha continuaba.ora con ventaja para la cobra,ora para el rapaz.
El fortachón,que lo veía todo,corrió espantado hacia la aldea,buscó pan y leche,se hizo acompañar de una hermosa moza de la vecindad y volvió al monte.
Seguian peleando los adversarios,y tan cansados estaban,que se apartaron para descansar un instante,cada uno por su lado.
La muchacha le dió al pastor pan y leche,que él comió y bebió,y un sonoro beso.
Con eso venció facilmente a la cobra que,derrotada,se transformó en una hermosisima dama,pues resulto que era una mora encantada con figura de serpiente y el pastor había roto el encantamiento.
Pasado un tiempo prudencial,se casaron y fueron muy ricos,que parece que la mora tenía ocultos muchos tesoros,o sabia de ellos,que viene siendo lo mismo.
Pero,a pesar de tener todo cuanto quería,el antiguo pastor siguió tomando cada día unas migas de pan y un vaso de leche.
En cuanto a los besos de la doncella,eso es otra cosa.
Pero si utd va a Pardesoa,quizá ella esté aún y uted pueda probarlos.
Saben a manzana y queso.


La laguna de Cospeito:

En Cospeito, en la falda de la montaña pequeña que forma el valle del monte, hay una laguna que le llaman de los patos, y más vulgarmente la laguna de Valverde.
Y al lado de ella, en lo alto, se levanta la ermita de la Virgen del Monte, que es de mucho renombre y visitada por la gente de la comarca.
Y dicen que en el sitio donde hoy en día está la laguna, había una villa que le llamaban Villa de Valverde, que era muy importante, y que un día la fue a ver un pobre y pidió posada o aunque fuera, algún cobertizo donde pasar aquella noche.
Y unos dicen que era un pobre hombre que iba por las puertas del mundo, otros que era la mismísima Virgen en persona, pero disfrazada.
El caso es que nadie tenía lástima de aquel pobre, y a la vista del caso, se marchó del poblado y se fue a una casita que había en la ladera del monte donde una familia que también era muy pobre, aunque honra no les faltaba.

Y esta familia le recibió de muy buen grado.
Y como no tenían apenas que comer, determinaron matar la única ternera que les quedaba para poder darle de cenar al pobre.
Y desde que cenaron, el pobre ordenó que los huesos grandes los echaran en una cuadra, y los huesos pequeños en otra.
Y al otro día bien temprano se levantó el pobre y empezó a llamar por el dueño de la casa y le mandó ordeñar las vacas y poner los terneros a mamar.
Y el dueño siguió durmiendo y no le hizo ningún caso, pero el pobre seguía gritando lo mismo, y el dueño se negaba y le decía:
¿cómo voy a ordeñar las vacas y echar los becerros a mamar,hombre de Dios,si la unica ternera que tenía la maté de vispera para hacer la cena de todos?.
y el pobre le contestó:
Tan cierto es que tienes becerros y vacas como que la villa de Valverde se hundió en las aguas.
Y con esto,el pobre desapareció y no se le vió mas.
Y el amo y su familia salieron por la puerta y vieron que,tal y como dijo aquel pobre,la villa de Valverde se hundió en castigo por lo mal que le habían tratado.
Y luego fueron a las cuadras y encontraron que,en aquella donde habían echado los huesos grandes había vacas y donde habían echado los huesos pequeños había terneras.
Ellos se pusieron muy contentos.
Pero en el sitio de la villa de Valverde,todo era una gran laguna,y en el alto del monte había una capilla con una imagen de la Virgen,que por encontrarse en ese lugar le quedó el nombre de la Virgen del monte.
Hace algunos años todavia contaban que allá en las profundidades de la laguna y cuando venían las sequias del verano,se veían las chimeneas de algunas casas hundidas y también la torre de la iglesia,y hay quien dice que hasta se oían las campanas de aquella desgraciada Villa de Valverde.


La mujer lobo:

Había allá en tiempos en Galicia un padre que tenía muchas hijas y una de ellas comía mucha carne, cuanto más le daban, más comía.
Y un día el padre le dijo: ' Aún vayas al monte a comer carne con los lobos'.
Fue palabra maldita, pues aquella misma noche desapareció sin dejar rastro alguno.
Salió y allí cerca entró en trance y se convirtió en un hada y a veces andaba de lobo y otras de mujer.
Fue andando, andando hasta que llego al Cebreiro y a las Canellas de Agras de Tosende ( Ourense ).
Por estos montes anduvo mucho tiempode Capitana de los lobos, haciendo muchos estragos en las haciendas y en la gente ( esto cuando estaba de loba ).
Su paradero era en el monte del Cebreiro.
Cuando estaba de mujer encendía el fuego y los lobos se juntaban alrededor de ella, y no les dejaba hacer daño a nadie.


Una vez que venían los arrieros de Portugal con su cargamento, los lobos se los querían comer pero ella nos les dejaba, diciéndoles: 'Quietos, dejadlos pasar '.
Así anduvo mucho tiempo, hasta que le levantaron el hechizo.
Le gustaba ir a comer harina a un molino, pero una vez coincidió que el amo del molino estaba dentro, ella se quiso meter por debajo de la puerta , como siempre, y al meter una pata, la vio el molinero y con una navaja se la quiso cortar, al empezar a cortar, ella dio un grito y se convirtió en mujer.
Así que se vio mujer , trató de volver a su casa, preguntando de pueblo en pueblo hasta que llegó a la casa donde la recibieron los suyos con mucha alegría.
El verano siguiente,los de Tosende fueron casualmente a segar al pueblo donde ella vivía,entonces está les preguntó de dónde eran,le dijeron que eran de Tosende y de Aguís:"Pues esos pueblos los conozco yobien,y conozco el Cebreiro y las Canellas de Agra".
Ellos le preguntaron que por qué conocía esos pueblos.
Pues tuve que andar por allí de Hada haciendo muchos estragos y por ninguno tuve tanta pena como por un niño que me comí,y mientras lo despedazaba,él me miraba a la cara riéndose.
Los segadores le dijeron que aún se hablaba por allí de ese hada y ahora estaban muy a gusto desde que ella ya no estaba.


La cueva del Rey Cintolo:

En Supena, cerca de Mondoñedo está esta cueva.
Sus leyendas hablan de fadas, encantos, tesoros y mouros que los guardan.
Cintuolo gobernaba en tiempos por aquellos lares en una ciudad que se llamaba Bría.
Tenía grandes riquezas y una hija muy hermosa que se llamaba Manfada querida por nobles y plebeyos por sus bondades.
Muchos príncipes y grandes señores acudían a rendir visita al rey por ver si podían casarse con su hija pero Cintuolo no tenía prisa por casarla, ni la princesa por casarse.
Sus pretendientes eran hombres rudos que habían ganado su fama y posesiones por la guerra, sublevación o asesinato lo cual no aumentaba su valía a los ojos del rey.
Una mañana llegó a Bría un joven conde acompañado de unos pocos escuderos.
Entre éstos había jóvenes y viejos para los cuales tenía una palabra amable y todos hablaban bien de este conde. Se hizo simpático a los ojos de la princesa y de su padre.
Pero al poco llegó otro cortejo con gran acompañamiento de hombres de armas que acampó en la

plaza como si fuera tierra conquistada.El jefe, hombre cruel y ya mayor envió un mensaje perentorio a Cintuolo exigiendo la mano de su hija para el rey Tuba de Oretón añadiendo que si no era atendido asaltaría el castillo.
El joven conde se ofreció al rey para luchar contra este energúmeno por el amor de la princesa y confiado en que las 'boas fadas' le ayudasen en su esfuerzo.
Pero Tuba era un vedoreiro, un brujo; sabía que no era rival en buena lid del joven conde y reunió a sus consejeros, también brujos, para lanzar un encanto para vengarse de Cintuolo.
Hubo un horrorísimo trueno,un gran estruendo y la ciudad se derrumbó sobre las buenas gentes de Bría.
Todos perecieron,el conde que estaba en el castillo velando armas,saltó sobre su caballo y atacó al rey brujo al que atravesó con su espada.
Al volver al castillo vio que en su lugar había una gran caverna.Entró en ella y sólo encontró grandes piedras y fantásticas columnas pero Brías había desaparecido.
Desde entonces,en la cueva hay un encanto,una princesa rubia que puede ser vista al amanecer por el mortal de corazón limpio que pase por allí.Si puede desencantarla quedará dueño de sus riquezas,pero si falla,será devorado por un monstruo que vive en la cueva.

Subida a la cueva del Rey Cintolo


EL BUEY MUGIDOR:

En una laguna que hay en Reiris, la de Carregal, se pueden oir los bramidos que da un buey que parece estar sumergido en las aguas.
En tiempos muy remotos había por allí un palacio real y a su alrededor las casas de los siervos.
El rey tenía una hija querida por todos.
Un invierno llegó al lugar un Mouro anciano aterido por el frío.
La hija del rey se apiadó de él y le dejó entrar a palacio a comer y calentarse.
El moro se enamoró de la rapaza y la pidió en matrimonio pero el rey se negó por ser mago e infiel además de viejo y la princesa no quiso saber nada del asunto.
El moro se enfadó y se marchó amenazante...
En el mismo momento empezó a temblar la tierra y todo el mundo quedó aterrado.

Las casas se derrumbaban y las fuentes se desbordaban anegando el terreno.
El rey, su hija y sus súbditos cuando huían, vieron al mouro que desde lo alto de un peñasco contemplaba la ruina que había provocado mientras se reía cruelmente.
El rey arremetió lanza en ristre contra él.
Al verlo, intentó huir pero como no era joven, no podía correr y entonces se transformó en un enorme toro.
Aún así el rey le iba dando caza y obligando a que se internara en el pueblo medio anegado.
Mientras, la princesa arrojaba sus joyas al agua mientras suplicaba a las buenas hadas:
'¡Ayuda os pido!
¡Que ese moro traidor y malvado no salga jamás de las ruinas y las aguas que causo con su maldad y que pene para siempre en el fondo del lago!
El moro intentaba escapar pero no podía salir de las aguas y cada vez se hundía más hasta que desapareció entre ellas.
Los habitantes del lugar se asentaron en los alrededores y aún dicen que de las aguas del lago se oye el bramido del toro en algunas ocasiones.


Las conchas de Santiago:


Después de que Santiago fuese degollado, sus discípulos recogieron su cuerpo y lo pusierón encima de una barca de piedra.
Navegando llegaron a las costas de Galicia a un lugar donde había una fiesta por el casamiento del hijo del señor.
Había gran alegría y entre otros festejos se bafordaban (ir galopando mientras se arroja la lanza y se vuelve a recoger sin que caiga al suelo).
Uno de los que bafordaban era el novio que de repente vio como su caballo se dirigía al mar y se hundía bajo las aguas.

Todos vieron el prodigio y como al llegar a la barca caballo y caballero salieron sin daño de las aguas.
Al volver a tierra y pisar la playa, todos vieron que tenía los vestidos y el sombrero cubiertos de vieiras y a partir de entonces todos los que peregrinan a Santiago llevan en sus ropajes la concha venera.

 


Laguna de Doniños:







Antíguamente, en el ayuntamiento de Serantes, había una villa llamada Doniños habitada por paganos a excepción de una pareja que tenían su casa algo apartada.
Pasó por allí Nuestro Señor pidiendo alojamiento donde había más abundancia.
Pero le arrojaron de allí con cajas destempladas.
Sin embargo, nuestra pareja le invitó a pasar a su cabaña, le dieron su magra comida y le dejaron su lecho de pajas para dormir.
Al día siguiente, vieron que el peregrino había desaparecido.
El hombre fue a su trabajo y cuando llegaba a la villa oyó a su mujer que le llamaba urgentemente.
Fue a ver pero cuando llegó junto a ella, ésta le dijo que ella no lo había llamado.

En ese momento se oyó un gran estruendo de aguas.
Marido y mujer miraron hacia la villa y vieron que era inundada por un gran torrente que surgió de entre unos peñascos.
Allí quedó sumergida la villa de Doniños.



Galaaz en Galicia:


El rey de los celtas britanicos, Arturo, congrego a sus caballeros y les pidio que fueran a buscar por todo el mundo el Grial, que solamente podria ser conquistado por un alma pura sin mancha de mal. Uno de estos caballeros era Galaaz, quien se pone inmediatamente en camino.
Atraviesa bosques y montes, hasta llegar a una playa donde aparece una solitaria nave con un caliz de oro bordado en su vela.
Galaaz sube al barco y este se hace a la mar, llegando despues de dos dias a una costa desconocida.
El caballero desembarca y se adentra en tierra firme; ante sus ojos se extiende un pais maravilloso. Galaaz se encuentra con un campesino al que pregunta en que lugar se encuentra, a lo que este responde que camina por tierras de Galicia.
Galaaz continua su camino, pero al llegar la noche aparecio un enorme monstruo al que pudo derribar clavandole la espada, que habia bajado del cielo, en el corazon.

Reanudó su viaje y, despues de pasar muchos valles, encontro junto a una fuente a una joven que le recibe con expresion amorosa, pero Galaaz, fiel a su juramento, prosigue su camino, venciendo sus deseos de corresponder al amor de la muchacha.
Galaaz por fin, despues de su largo viaje, logra encontrar el Grial en lo alto del monte Cebreiro.


San Andrés de Teixido:

Se cuenta que cierto día Nuestro Señor halló muy triste a San Andrés; cabizbajo y silencioso.
El Divino Maestro preguntó sin demora a su discípulo cuáles eran las causas de su aflicción.
En Cedeira está el santuario de San Andrés de Teixido.
San Andrés, que veía como a la tumba de Sant Yago iban grandes peregrinaciones mientras que a él nadie venía a visitarle, paseaba melancólico sus soledades.
Un día se encontró con Nuestro Señor Jesucristo que venía a visitarle y éste le preguntó: '¿Cómo es que estás tan triste?'
San Andrés le respondió: '¡Ay mi señor! A pesar de que yo también hago milagros como Santiago nadie se acerca por estos parajes y está mi santuario vacío'.
El Señor le miró y sonriendo le dijo: 'No has de ser menos que Santiago.
Te prometo que todo el mundo pasará al menos una vez en la vida por tu santuario'
'Muchas gracias, Señor pero ¿cómo será eso posible?'

'Porque todo aquel que en vida no viniere, tendrá que pasar por aquí después de muerto'.
Por eso nadie molesta a los animalitos que andan por los senderos del santuario, porque dice la leyenda que ellos llevan las almas de los que no peregrinaron en vida.


San Andres de Teixido



Meigas:


Las meigas son mujeres adoradoras del diablo y que con sus ritos pueden hacer maleficios.
Esta superstición obliga a una serie de ritos muy especiales para ahuyentar posibles peligros: guardar una herradura en el hogar, tras la puerta de entrada, o llevar consigo un diente de ajo, una castaña pilonga o varios objetos que libren del mal de ojo u otros hechizos.
La creemcia en las Meigas es mito central de nuestro acervo supersticioso; ellas representan para el pueblo el mal y el pecado, lo dañoso y lo perjudicial; todo lo contrario a la bondad y al bien, hecho por el cual se diferencian de las hadas, que significan lo favorable y lo adverso (dada su doble condición de buenas hadas y malas hadas).
El específico de la identidad de las Meigas es la vejez, acrecentada por la dureza, la crueldad y la venganza, aunque también a veces son buenas.
Por lo general las gentes sencillas las temen o las rechazan, pero también las buscan, cuando con ensalmos acuden a ellas para curar algún dolor o para descubrir el porvenir.
Tenían las Meigas una idea real, si bien fantástica, de las facultades superiores de que se creían dotadas; y cuando en un proceso se le preguntó a una de ellas si fuera por el aire montada en una escoba, contestó: ¡ Eso por supuesto, ya se sabe!
Metodos para protegerse de las Meigas:
Llevar en el cuello un collar de ramas de muerdago,ajo o conchas.

Clavar sobre las puertas de la casas,murcielagos,espolones de gallo,colas de lobo o herraduras de caballo.

Tener en casa tierra bendita de los cementerios,sal,tijeras abiertas a los pies de la cama,orina de caballo o cuerdas de ahorcados.

Buscar garras de fiera,patas de ave o piedras agujereadas.

Poseer en forma de varitas,colgantes o pectorales,trozos de azabache,ámbar y distintas piedras capaces de rechazar los venenos y encantamientos.
 
Mitología Gallega


La reina Lupa:


Lupa se congratulaba en llenar sus mazmorras de prisioneros cristianos a quienes infligía los mayores castigos. Según la leyenda su primogénito era ciego.
Una de sus doncellas le dijo a Lupa que si dejaba en libertad a todos los encarcelados su hijo recuperaría la vista.
Decidió conceder la libertad a los encadenados en sus mazmorras.

Todo sucedió tal y como había pronosticado su doncella. Una vez que los cristianos se hallaron en completa libertad, el hijo de Lupa recuperó la vista.



Imagenes de Galicia


 




















1 comentario: